martes, 19 de junio de 2012

AMMA, LA MAESTRA DE LOS ABRAZOS…

AMMA, AMOR PURO…           

“No importa la riqueza que tengamos, pues mientras no tengamos compasión, estaremos viviendo en la más mísera pobreza. La compasión hacia nuestros hermanos, es la mayor de las riquezas, es algo realmente único. Su valor está más allá de todas las palabras. Tender una mano a un alma afligida, alimentar al hambriento, sonreír compasivamente al afligido y al abatido, ese es el lenguaje del amor. Centrémonos en lo que podemos dar a los demás, y sólo entonces experimentaremos alegría profunda y una vida plena.” MAHATMA AMMA

Fragmentos del artículo: “El despertar de la maternidad universal”-
Por Sri Mata Amritanandamayi Devi - Amma
 En este escrito convoca a las mujeres a luchar por sus derechos, pues dice que están dormidas y deben despertar, cambiar su mente, redescubrir y valorar que representan el principio espiritual por excelencia: la maternidad universal. Debe liberarse de los prejuicios de la sociedad patriarcal, no sólo por ellas mismas, sino porque todas las sociedades actuales necesitan explicitar y desarrollar los valores femeninos contenidos en dicho principio: amor no egoísta, fortaleza, delicadeza, paciencia y tolerancia. La paz no será posible si no se reestablece la armonía entre lo masculino y femenino que residen en cada hombre y mujer. Sólo así podrá superarse el odio y la competencia que imperan en el mundo actual.
 En la actualidad, son muchas las mujeres que están dormidas, y que deben despertar y levantarse. Es una de las necesidades más apremiantes de este momento. No sólo deben despertar las mujeres que viven en países en vías de desarrollo, sino también las mujeres de cualquier parte del mundo. En los países donde el materialismo es predominante, las mujeres deberían despertar a la espiritualidad. Y en aquellos países en los que las mujeres se ven forzadas a permanecer en los limitados muros de la tradición religiosa, deberían despertar al pensamiento moderno. Se ha generalizado la idea de que las mujeres y la cultura de su entorno, despertarán gracias a la educación y al desarrollo del materialismo, pero el tiempo nos ha demostrado que se trata de una visión muy limitada. Sólo cuando las mujeres puedan asimilar la sabiduría eterna de la espiritualidad, además de recibir una educación moderna, se despertará en ellas el poder innato que poseen y se alzarán para actuar.
 ¿Quién debe despertar a la mujer? ¿Qué dificulta su despertar? De hecho, no hay fuerza externa que pueda obstaculizar el desarrollo de su cualidad maternal innata, u otras cualidades como el amor, la empatía y la paciencia. Es ella, y sólo ella, la que debe despertarse. Sólo se lo impide su propia mente.
 En la mayoría de los países, siguen prevaleciendo las normas y las creencias supersticiosas que degradan a la mujer. Las primitivas costumbres, inventadas por los hombres en el pasado para explotar y subyugar a la mujer, permanecen todavía vivas, hoy en día. La mujer y su mente se han quedado atrapadas en la tela de araña de estas costumbres. La mujer vive hipnotizada por su propia mente y, si desea liberarse de este campo magnético, tiene que hacerlo ella misma. Este es el único camino.
 Si observamos a un elefante, vemos como puede con su trompa arrancar de raíz un enorme árbol y levantarlo. Cuando es pequeño y vive en cautiverio, se le ata a un árbol con fuertes cuerdas o con cadenas. Pero como su naturaleza es la de vivir libremente, el pequeño elefante trata instintivamente, con toda su fuerza de liberarse. Pero no es lo suficientemente fuerte para lograrlo. Al ver que sus esfuerzos resultan vanos, abandona la lucha. Más tarde, cuando crece y es adulto, puede ser atado a un pequeño árbol con una cuerda fina. Podría liberarse fácilmente si quisiera, pero como su mente está condicionada por la experiencia anterior, no hace ni el más mínimo esfuerzo. Esto es lo que le está sucediendo a la mujer. La sociedad no permite que emerja la fuerza de la mujer. Hemos creado un obstáculo que impide que fluya esa gran fortaleza.
Tanto la mujer como el hombre poseen un mismo potencial, inherente e infinito. Si la mujer realmente se lo propusiera, no le sería difícil romper las ataduras, las reglas y los condicionamientos que la sociedad le ha impuesto. La gran fortaleza de la mujer está en su maternidad innata, en su poder de crear, de dar vida. Y este poder puede ayudarle a plasmar un cambio en la sociedad mucho más significativo del que pudieran realizar los hombres.
 Las ideas anticuadas y paralizantes que se asentaron en él pasado, impiden que la mujer alcance altas cotas espirituales. Estas son las sombras que aún persiguen a la mujer, generando miedo e inseguridad en su interior. Son simples ilusiones, que tendría que abandonar. Las limitaciones que la mujer piensa que tiene, no son reales. Necesita hacer un esfuerzo para eliminar esas limitaciones imaginarias. En realidad, ya poseen ese poder, ¡se encuentra aquí mismo! Y cuando ese poder se despierte, nadie podrá detener su marcha hacia delante, en todos los ámbitos de la vida.
 La mujer no ha sido creada para el disfrute del hombre, ni para que sirva el té a los invitados. Los hombres utilizan a las mujeres como si fueran cintas de casete, les gusta que actúen según sus caprichos y fantasías, como si estuvieran presionando las teclas de puesta en marcha o parada. Los hombres se consideran a sí mismos superiores a las mujeres, tanto física como intelectualmente. Resulta evidente la arrogancia de su concepción errónea sobre la mujer, pues en todo lo que hacen sostienen la idea de que las mujeres no pueden sobrevivir en la sociedad sin la dependencia de los hombres.
 Una mujer que goce de mala reputación, aunque sea una víctima inocente, será rechazada socialmente y, a menudo, incluso por su propia familia. En cambio, el hombre puede ser tan inmoral como le plazca y salir airoso, ya que raramente se cuestiona su actuación. Incluso en países desarrollados, la mujer queda relegada a un segundo plano cuando trata de compartir poder político con los hombres. Resulta interesante constatar cómo, en este terreno, algunos países en vías de desarrollo están comparativamente mucho más adelantados. Y sin embargo, ¿cuántas mujeres reconocidas actúan en la arena de la política mundial? Se podrían contar con los dedos de una mano. ¿Acaso es debido a la incompetencia de la mujer o se debe a la arrogancia del hombre?
 Las circunstancias adecuadas y el apoyo de otros ayudarán, con seguridad, a que la mujer se despierte y se eleve. Pero no basta con eso, son ellas las que deberían extraer consecuencias de estas experiencias y fortalecerse interiormente. El verdadero poder y la fuerza no proceden del exterior, sino del interior mismo.
 Las mujeres tienen que hallar su propio coraje. El coraje es un atributo de la mente, y no una cualidad del cuerpo. Ellas tienen la fuerza necesaria para combatir las reglas sociales que impiden su progreso.
 En realidad, el hombre es una parte de la mujer. Cada niño se encuentra primero en el útero de la madre, como parte misma del ser de la mujer. Respecto a un nacimiento, el papel que desempeña el hombre es el de ofrecer su semilla. Para él constituye un momento de placer, pero para la mujer son nueve meses de austeridad. Es la mujer la que recibe, concibe y hace de esa vida una parte de su propio ser. Ella crea la atmósfera más propicia para que esa vida se desarrolle en su interior y luego le da la luz. Las mujeres son esencialmente madres, las creadoras de vida. Cada hombre aspira en secreto a ser nuevamente abrazado en el seno del amor incondicional de la madre. Esa es una de las razones sutiles de la atracción que el hombre siente por la mujer, pues el hombre ha nacido de una mujer.
 Hay un hombre en lo profundo de cada mujer y una mujer en lo profundo de cada hombre. Independientemente de que seas mujer u hombre, vuestra verdadera humanidad sólo saldrá a la luz cuando las virtudes femeninas y masculinas encuentren un equilibrio en vuestro interior.
 Más de la mitad de la población mundial son mujeres. Constituye una gran pérdida el que se le niegue la libertad de desarrollo a la mujer, o se le niegue el elevado estatus social que le corresponde. Cuando se le limita o se le veda, es toda la sociedad la que pierde esa contribución potencial. Si la mujer se ve debilitada, sus hijos se ven afectados, tornándose débiles. De esa manera, toda una generación pierde su fuerza y vitalidad. Sólo podremos crear un mundo de luz y de conciencia cuando las mujeres reciban el honor que se merecen.
 Las estadísticas muestran que los hombres -no las mujeres- cometen los mayores delitos y crímenes de este mundo. Existe también una estrecha correlación entre la forma como los hombres destruyen la Madre Naturaleza y su actitud hacia la mujer.
 Hay dos tipos de lenguajes en el mundo: el lenguaje del intelecto y el lenguaje del corazón. Al lenguaje del intelecto racional le gusta argumentar y atacar. La agresión forma parte de su propia naturaleza. Es puramente masculina, desprovista de amor o de cualquier sentido de interacción con los demás. Se expresa de esta manera: “No sólo tengo razón y tú estás equivocado, sino que además voy a demostrártelo a cualquier precio con el fin de desarmarte.” Es normal que los que hablen este lenguaje intenten dominar y hacer bailar a los demás como marionetas al son de sus propios caprichos. Tratan de forzar sus ideas sobre los demás. Sus corazones están cerrados y raramente tienen en cuenta los sentimientos de los demás. Lo único que valoran y consideran es el dictado de su propio ego y su vana idea de victoria.
 El lenguaje del corazón, el lenguaje del amor, el que se relaciona con el principio femenino, es bien diferente. Los que lo hablan no prestan atención a su ego. No están interesados en probar que tienen razón o que el otro está equivocado. Están profundamente interesados en el prójimo, y lo que realmente desean es ayudar, apoyar y elevar a los demás. En su presencia, surge la transformación espontáneamente. Son los dadores de una esperanza tangible y de luz en este mundo. Los que se acercan a ellos, renacen. Cuando hablan, no lo hacen para impresionar, imponer sus ideas o discutir, su hablar se convierte en una verdadera comunión entre corazones.
 El amor verdadero no tiene nada que ver con el placer o el egocentrismo. En el amor verdadero, tú no eres el importante, es el otro el que importa. En el amor, el otro no es un instrumento para satisfacer vuestro deseo egoísta, eres tú el instrumento de la Divinidad para hacer el bien en el mundo. El amor no sacrifica a los demás, el amor se entrega alegremente, sin esperar nada a cambio. El amor es desinteresado, y no se impone a la mujer para relegarla a un segundo plano, para tratarla como un objeto. Cuando hay amor verdadero, no te sientes menospreciado, más bien te engrandeces y te transformas en uno con la totalidad, lo contienes todo y te sientes eternamente dichoso.
 Lamentablemente, el lenguaje del intelecto es el que prevalece en el mundo actual, y no el lenguaje del corazón. Los representantes de la lujuria y del egoísmo, y no los del amor, dominan el mundo. Personas de mente estrecha influyen en las de mente débil y las utilizan para satisfacer sus objetivos egoístas. Las antiguas enseñanzas de los sabios se han distorsionado y se han adaptado a los deseos egoístas de los seres humanos. El concepto de amor ha quedado desfigurado. Por eso dominan en el mundo los conflictos, la violencia y la guerra. 
Amma (Sudhamani): Nació el 27 de septiembre de 1953 en una villa de Kerala (India) Sudhamani. Y desde entonces se empezaron a notar rasgos de su Divinidad. Su devoción a Dios era inmensa, y siempre se la encontraba absorta en profunda meditación, totalmente ajena al mundo.
 A los 5 años componía canciones de devoción de las cuales salieron varias revelaciones místicas. A los 9 años queda sin familia y tiene que abandonar la escuela (a pesar de su brillante inteligencia) y hacerse cargo de todo. Cuidó de sus hermanos, y manejó granja familiar. Todo lo hizo sin quejarse, alegremente y dedicándole todos sus días a Dios. Y aunque terminaba de trabajas a la medianoche, Sudhamani siempre dedicaba el resto de la noche a meditar, cantar y rezar.
 Una cualidad especial que se manifestaba en Sudhamani desde su niñez, era su amor y compasión hacia los otros seres humanos. Siempre visitaba casas vecinas para buscar busca cáscaras de yuca para las vacas de su familia, y en sus casas escuchaba pacientemente muchas historias de dolor, de abuelos que eran abandonados por sus hijos y nietos cuando estos se independizaban. Así se dio cuenta de que el amor mundano tenía un carácter egoísta, además de ser voluble y limitado. De este modo se percató de que los seres humanos tenemos a la Divinidad como único familiar verdadero en este mundo, ya que solamente su amor está siempre a nuestra disposición, fluye continuamente, y de forma absolutamente incondicional.
 Viendo tanta crueldad y egoísmo en el mundo, sumándole sus secuelas dolor y sufrimiento, hicieron  Sudhamani intensifique amor y anhelo por lo Divino. Entonces se propuso liberar a las personas de su dolor (siendo una niña). Y Amma, hacia todo lo que estaba a su alcance para aliviar el dolor y sufrimiento de sus vecinos. Les lavaba sus ropas, los bañaba, y hasta les llevaba comida desde su casa, motivo que fue causa de castigos por parte de su familia.
Cuando Sudhamani llegó a la adolescendia, su amor por la Divinidad aumentó tremendamente y sus éxtasis se hicieron cada vez más frecuentes. Casi siempre danzaba y cantaba llena de gozo, llena amor divino y totalmente abstraída del mundo. Pronto comenzó a tener visiones de Krishna (Octavo avatar (reencarnación) de Vishnú. La forma principal de Dios),  y podía ver sus diferentes formas vivas en cada uno de los objetos de su alrededor. Y al poco tiempo entro en una profunda unión mística con Dios, una unión tan absoluta que ya podía distinguir entre Krishna y su propio Ser.
 Otra etapa de su maestría ocurrió cuando inesperadamente tuvo una visión de la Divina Madre del Universo. Esta gloriosa experiencia logró un interminable estado de éxtasis divino. (Su familia dudaba de su actuar, y muchas veces quisieron echarla de su casa)
 Así, Sudhamani tomo la decisión de tomar las más austeras y rigurosas prácticas espirituales, sin darle importancia a sus necesidades corporales, dejando casi de comer y dormir. Su ser ardía de amor divino. Ella besaba la tierra y abrazaba los árboles, porque veía a Divina Madre en todos ellos.  Podía estar en meditación profunda durante días, ajena a lo exterior.
Finalmente, la Divina Madre apareció ante Sudhamani con todo su esplendor y majestuosidad. Este hecho sólo se puede describir en palabras de la propia Madre: “Sonriendo, la Divina Madre se transformó en una masa de luz radiante y se fundió en mí. Mi mente floreció y fue bañada por multitud de tonalidades luminosas de la Divinidad”.
 Así, Sudhamani se identifico completamente con la Divina Madre. Pero muy pronto llegaría la realización con el Ser Supremo Absoluto sin forma y carente de atributos. Entonces el primordial sonido vibratorio que impregna el universo OM brotó espontáneamente desde el interior de su Ser y, según sus propias palabras, se dio cuenta de que “nada es distinto de mi propio Ser sin forma, en el cual el Universo entero existe como una diminuta burbuja”. Sudhamani experimentó desde ese  momento que todas las formas de Dios y todos los aspectos de la Divinidad existían dentro de ella y que podía manifestarlos según su voluntad.
 Desde India hacia el mundo
 A los 22 años comienza con su misión de transmitir amor a través de abrazos. A su monasterio llegan cerca de 50 mil peregrinos al día, que ella abraza en sesiones que duran más de 10 horas, tomando individualmente a cada persona en su regazo, y dándole las bendiciones de un ser divino.
 Es una persona de indudable calidez, y el afecto, la compasión, la ternura y la profunda atención que manifiesta hacia todos, su carisma, inocencia y humildad le es natural. Y vino a renovar nuestra perdida de espiritualidad.
 Amma suele decir: “Utilizadme como una escalera hacia vuestro propio Ser Divino“.
Para Amma, Dios es esencialmente amor. Por eso ella inicia su acercamiento al ser humano a través de sus abrazos, con los que da mucho más que un contacto físico. Su abrazo genera un amor que se convierte en remedio curativo. Es la misma cura que nos daban nuestras madres de niños. Nos dice Amma, “Yo me identifico con el dolor y con la felicidad de la gente que abrazo; si vienen sufriendo, yo siento su sufrimiento; si vienen contentos, comparto su felicidad”.
 Amma va más allá de una religión concreta. “Todas las religiones predican amor y compasión”. “Igual que se extrae el jugo de la caña de azúcar y se desecha la fibra, los guías religiosos deberían animar a sus seguidores a absorber la esencia de la religión —que es la espiritualidad— y no dar excesiva importancia a los aspectos externos. Por desgracia, hoy en día, hay muchas personas que están comiéndose la fibra de la caña de azúcar y escupiendo la esencia”.
 A través de la organización Mata Amritanandamayi Math, sus ideas se convierten en proyectos humanitarios que abarcan desde la educación y la salud hasta la ayuda humanitaria. Se han construido 40.000 viviendas en 60 localidades de India, ha becado a 30.000 niños, ha plantado un millón de árboles, alimenta anualmente a dos millones de personas en India y 73.000 en Estados Unidos, dona ayuda económica a personas discapacitadas y viudas. Tras el tsunami del 2004, construyó 6.200 viviendas, dio formación a 2.500 víctimas y donó 700 barcas de pesca. Cuando los agricultores indios comenzaron a suicidarse como consecuencia del endeudamiento –una oleada de muertes que se estimó en 150.000 entre 1997 y el 2005 y que se ha extendido a colectivos como los militares–, la organización de Amma dio becas a 30.000 de sus hijos, formación profesional a 5.000 mujeres y creó un orfanato para 500 niños en Kerala.
MAM ha construido hospitales, residencias para enfermos terminales y campamentos ambulantes que ofrecen asistencia médica gratuita en toda India. Facilita educación a los pobres en más de 50 escuelas y universidades que cuentan con la acreditación más alta del Gobierno de India a instituciones privadas.
 Quedémonos con estas palabras de Amma: “Que el árbol de nuestra vida quede firmemente arraigado en la tierra del amor. Que las buenas obras sean las ramas de ese árbol. Que las palabras amables formen sus flores y que su fruto sea la paz”.






Una clásico maravilloso de los Bhajans
Amâ Ammâ Tâye
ammâ ammâ tâye
akhilândesvarî nîye
annapûrnesvarî tâye
âdi parâsaktî nîye
îmmân ilatil yellâm
nada kutumammâ untan âda lînâl
rakshikka vendum ammâ ammammâ
rakshikka vendum ammâ
kutchiyil summakkamal kodi latcham
uyrigal endrai
pakshi vâ hananin sodari soudari
petra mudal unnai padi duven
pari pû rani hârani nîye
lakshiyam enakku nîye ammâ... ammâ
lakshiya enakku nîye
alakshiyam chaithi dâthe
jagadîsvarî tâye bhuvanesvarî nîye
katti katti enne nî ammâ... ammâ
katti katti enne nî kavalai padutha enni nâl
katti duvar yâro kâmâkshi mînâkshi
nî sâkshi – rakshikka vendum ammâ...
Traducción:
O Madre, Madres, Querida Madre Divina, Diosa del Universo, Dadora de alimento a todas las criaturas, Tu eres el Poder Supremo Primordial.
Todo en este mundo sucede por tu Juego Divino.
Protégeme Madre, Oh Madre, protégeme... sin haber concebido en tu vientre, has dado nacimiento a millones y millones de seres.
Oh Hermana del Señor Vishnu que cabalga sobre el pájaro Garuda, Oh Hermosa, desde el nacimiento mismo estoy cantando Tus Glorias. Tú eres la Perfecta, La Causa Primordial, la Destructora...
Tú eres la Meta de mi vida, Oh Madre. No me ignores, Oh Diosa del Mundo. Tu eres la Diosa Lalita, la Regidora del Mundo. Oh Madre, si Tu me llevas de un problema a otro, ¿quién entonces más podrá protegerme? Oh Madre, la de Ojos Encantadores. Tú eres el Testigo Omnipresente de Todo.
Los Bhajans o "Cantos devocionales" son una disciplina espiritual que les ayudarán a expandir sus mentes y a obtener más energía. Cuando cantamos las glorias de Dios obtenemos una mente concentrada, pero si usamos la misma cantidad de energía en cosas mundanas, la energía se disipará. Cuando cantamos Bhajans nuestra mente, la mente de los que nos escuchan, la atmósfera y toda la naturaleza se purifican y santifican."El Bhajan aquieta y expande la mente con la vibración del canto, lo que nos permite experimentar la paz y bienaventuranza de nuestro verdadero Ser."
Oraciones y Mantras
 Parte fundamental de las prácticas espirituales propuestas por Amma son la recitación de Mantras, entre las que se cuentan los 108 Nombres de Amma, Los 1000 nombres de Devi y varias otras oraciones para las distintas actividades y momentos del día. Aquí algunos de ellos.
Mantra Diksha...  "Iniciación en el Mantra"
Hijos, cuando Amma les da un mantra, Ella siembra una semilla de espiritualidad en su interior. Ella transmite una parte de Su Ser dentro de su corazón. Pero ustedes tienen que trabajar en el. Tienen que alimentar esa semilla a través de la meditación, oración, y el canto de su manta regularmente, sin fallar. Tienen que estar completamente comprometidos.
El propósito de la iniciación es obtener la pureza mental. La leche se echa a perder en un recipiente sucio. Primero el recipiente debe ser limpiado, y sólo entonces la leche se puede verter en su interior. Además de esto, la iniciación también ayuda a despertar el poder divino interior. El mantra que es de la naturaleza del poder entra al corazón del discípulo desde el interior del Gurú, quien es  conocedor de Brahman. Tal como el agua es utilizada para la limpieza exterior, la pureza interior se obtiene a través de la iniciación. Cuando una chispa de fuego es soplada encima y comienza a arder, se convierte en un gran poder.
La forma natural de obtener yogurt es agregando a la leche tibia una cucharada de este. Una vez agregado los cultivos, ustedes lo dejan reposar por un tiempo y, de ese modo, toda la leche se transforma en yogurt. Del mismo modo, Amma ha transmitido una parte de Su Ser dentro de ustedes. Ahora ustedes deben “dejar reposar la leche”- deben lograr un estado de quietud interior a través de la repetición constante de su mantra y de la realización de otras practicas espirituales. De este modo su ser entero será transformado y ustedes van a realizar su naturaleza divina.
Mensajes de Amma. Palabras para reflexionar.
La meditación nos ayuda a aliviar la mente de tensiones e inquietudes. Para meditar no es necesario creer en Dios. La mente puede ser fijada en cualquier parte del cuerpo o en un punto determinado. También podéis imaginar que os fundís en el Infinito, como el río se une con el mar.
Del libro Para mis hijos…
Si preferís meditar en una llama, está bien. Sentaos en una habitación oscura y mirad durante un rato la llama de una vela o cualquier otra llama pequeña. La llama debe mantenerse firme. Podéis meditar situando esa llama en el corazón o en el entrecejo. Después de mirarla durante un rato, podéis seguir viendo la llama cuando cerréis los ojos. Además podéis concentraros en esa luz. También podés meditar imaginando que vuestra Bienamada Deidad está de pie en la llama. Pero es incluso mejor visualizar a la Amada Deidad de pie en el fuego purificador, porque entonces puedes imaginar que les das tu ego, rabia, celos y todas tus cualidades negativas a tu Bienamada Deidad para que las queme en el fuego purificador.
  Una Plegaria Para Japón…Amma visita campamentos de refugiados en Japón
 Durante los programas en Tokio, mucha gente de las zonas afectadas por el tsunami fue a buscar consuelo y orientación por parte de Amma. Muchos de ellos lloraron en Sus brazos mientras compartían su dolor con Ella. La gente expresó su preocupación por los efectos de la radiación. Algunos de ellos estaban ansiosos de saber si sus hijos y las generaciones futuras se encontrarían a salvo de la radiación y las constantes calamidades naturales que han asolado a Japón. Viendo la pena y dolor de la gente, Amma decidió visitar una de las aéreas de desastre y uno de los campamentos de refugiados.
Después del programa en Tokio que termino a las 5:30 am, Amma partió inmediatamente hacia uno de los campamentos en el Complejo Tagajo Sports, a 500 kms. Este lugar actualmente esta siendo utilizado como centro de refugio para las personas que quedaron sin hogar en la comunidad de la zona.
Amma fue llevada en un tour por el complejo y observó como los cartones servían para armar cubículos de división haciendo de hogar temporal para más de 200 residentes.
Amma se dirigió a los refugiados residentes, con las siguientes palabras de inspiración: “Acaban de pasar por experiencias dolorosas, y aún tienen que salir de este shock. La situación es tal que no hay palabras que puedan darles paz. Amma está aquí simplemente para compartir el dolor que están pasando. Hay ciertas situaciones en la vida en la que no podemos hacer nada más que aceptar. Esta es una de esas situaciones. Si le preguntan a un músico, ¿de dónde viene la música?, él puede que responda ‘sale de mis dedos, o mi garganta o mi corazón’. Pero si revisas el dedo, o la garganta o el corazón, no encontrarás la música. Esto porque la música viene del más allá. Tenemos que entender las limitaciones de nuestros actos, y colocar la Gracia de Dios en nuestra vida. Mantengan la fe en este poder, Hijos Míos, recen por la Gracias. Como cualquier otra decisión, la felicidad también es una decisión. Tengan la determinación, que sea lo que sea que pase, Seré feliz,  seré valiente. Sin perder la autoconfianza o la fe en Dios, seguiré adelante.”
Después de unos pocos minutos en silenciosa meditación, Amma guió al grupo a cantar rezos por los fallecidos.
Amma abrazó y consoló a cada residente, ofreciéndoles Su abrazo en donde ellos descararon sus penas.  El rostro de Amma reflejaba sus pesares, lágrimas caían de sus rostros y también de los de Ella. Sabiendo que los residentes habían perdido todo, Amma dio algunos ítems para el soporte material y para mejorar su vida en el centro.
Amma también visitó las zonas más azotadas de la región costera de Shichigahama. En algunos lugares había completa destrucción, en otros se podía observar apenas los fundamentos de las casas donde alguna vez se encontraban barrios completos.

En la zona de playas de Shichigahama, mirando hacia el Océano Pacífico, Amma llamó a todos a rezar por la paz mundial y la armonía de la naturaleza. Entonces guió al grupo para que rezaran por la paz cantando, Aum Shanti, Shanti, Shanti nueve veces, y Lokah Samastah Sukhino Bhavantu tres veces.

Amma ofreció un ramo de flores al océano entrando uno poco y mostrándole sus respetos también. Se quedó de pie mirando el horizonte por un tiempo, luego animo a todos los miembros del grupo a ofrecer sus flores.
Las flores rosadas fueron lanzadas al mar junto con las plegarias de paz de todos los presentes.
 Amma ha recalcado la importancia de la plegaria y los ejercicios de visualización en ocasiones como la que estuvo viviendo Japón. Si queremos ayudar en esta manera, Amma ha recomendado la siguiente practica para sus hijos.
- Enciende una vela cada noche ojalá a las 19:15. Esta, ha de representar la luz de la compasión y la bondad.
-Siéntate confortablemente, comienza a respirara con tranquilidad y de manera consciente. Cierra los ojos y recita "Om Lokah Samastah Sukin Bhavantu", que significa "Que todos los seres de todos los mundos sean felices y vivan en paz", durante 3 a 4 minutos.
- Permanece con los ojos cerrados e imagina que luz de la vela es la Luz Divina. Imagina que esa dulce luz penetra el universo entero. Mientras la luz se extiende sobre todos los seres, visualiza que cada uno de ellos accede a la paz y se llena de amor divino, imagina al mundo entero lleno de paz y amor. Visualízate a ti mismo formando parte de este Universo, bañado de esa dulce luz, el corazón en paz y lleno de amor divino.
- Al final de la plegaria, recita "Om, Shanti, Shanti, Shanti", que quiere decir: "Paz, paz, Paz".
  Amma nos habla amorosamente sobre la importancia de ser seres conscientes:
No importa los que hagamos, en cada uno de nuestros actos y pensamientos es importante estar presentes y estar presentes significa estas conscientes, conscientes de hacer lo que hacemos con amor.
Existen muchos mantras para diferentes acciones cotidianas que realizamos (cuando nos lavamos los dientes, caminamos) estos mantras nos ayudan a poner nuestra atención en la tarea que llevamos a cabo.  Es importante entonces preguntarnos ¿amamos lo que hacemos?
La entrega de amor, paciencia y paz interior, estar aquí y ahora, empezar y terminar cada acción de forma consciente nos acerca a Dios.
Los mantras nos sirven para ser conscientes, si somos capaces de permanecer en la consciencia entonces cada acto será un acto meditativo. En este estado de meditación podemos discernir y elegir. Así, las buenas acciones entregarán algo positivo no sólo a la persona que las realiza sino al Universo en su inmensidad. Ahí reside la entrega incondicional, ofrendar a Dios todo lo que somos y a través de Su Gracia amar a todos los seres de todos los mundos.
Muchas veces en las carreteras, nos gusta conducir más rápido de lo que está permitido. Y, en general, los que respetan los límites de velocidad, lo hacen por temor a que les pasen una infracción y con ello deban pagar la multa correspondiente y no por temor a que ocurra un accidente donde ellos mismos, sus familias u otras personas puedan salir dañados…

Es increíble pensar en ello, que en circunstancias de peligro inminente no seamos conscientes y no nos cuidemos.  La excusa que tenemos para hacer algo que no debemos es que “nadie me está mirando”.  Pero ¿cómo? ¿Acaso no basta con tus propios ojos? Tú te estás mirando, tú eres tu propio testigo de cada cosa que haces, cuando es que te haces daño o haces daño a otro eres tú quien experimenta ese daño y cuándo entregas amor eres tú el testigo de esa entrega amorosa.
Debiéramos ser como los hombres de negocios, que al final de cada día, hacen una evaluación de aquello que hicieron, de las decisiones que tomaron y se preguntan qué hicieron bien y qué hicieron mal, cuánto amor dimos… Así, podremos mejorar día a día como seres humanos amorosos, aprender de nuestros errores para nunca más repetirlos y enfocar nuestro qué hacer en el amor y en la entrega desinteresada hacia otros.
Nuestros actos tienen consecuencias en el mundo que construimos aquí y ahora...Om Amriteswaryai Namah

  La consecuencia: Amma no ha dejado de recibir reconocimientos nacionales e internacionales desde 1993 en Chicago como participante en el Parlamento de las Religiones del Mundo, participación que volvió a repetirse en Barcelona en 2004. En 2000 fue invitada a la Cumbre del Milenio por la Paz Mundial de la ONU en Nueva York. En 2002 el Movimiento Mundial pro No Violencia le otorgó el Premio Gandhi–King en la sede de Naciones Unidas en Ginebra. En 2005 su ONG recibe de la O.N.U. el Estatuto Consultivo para grandes catástrofes. En 2006 el premio James Parks Morton en Nueva York, junto a Mohamed Yunus, (Premio Nobel de la Paz), en 2007 en París el

Amma tras recibir el premio "Cinéma Vérité" de manos de Sharon Stone
 Premio Cinéma Vérité a cine de contenido social por la película Darshan del cineasta Jan Kounen sobre ella.

Ha recibido reconocimientos del ex-Presidente de India Abdul Kalam, de la actual Presidenta Pratibha Patil, de Yolanda King hija de Martin Luther, de Jane Goodall conocida etóloga Premio Príncipe de Asturias, de Tanja Saarela Ministra de Cultura de Finlandia, de Kofi Annan, del Presidente de la Cruz Roja francesa, de la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet y mil etcs.

 Pero sobre todo de los millones de personas anónimas a quienes ha conmovido con su abrazo.
“Los regalos de Amma son un ejemplo maravilloso del amor de Dios, una cascada de amor que fluye eternamente en el amor y más allá”.
 
 FUENTES:
http://joelreiki.blogspot.com.ar/2009/01/amma-y-sus-abrazos.html

VIDEOS SOBRE AMMA
"" frameborder="0" height="315" src="http://www.youtube.com/embed/8fSV8BXbBDE" width="420">

No hay comentarios:

Publicar un comentario