martes, 28 de enero de 2014

YOGA Y HERNIA DE DISCO

Deslizamiento de disco y ciática, hernia discal y Yoga


El deslizamiento de disco y ciática son dos condiciones estrechamente relacionadas que ocurren en la columna lumbosacra.
La columna vertebral humana consta de más de 33 huesos individuales llamados vértebras, apiladas una encima de la otra y rodeada por los músculos gruesos espinal, los músculos más fuertes del cuerpo. 
Situada entre los cuerpos vertebrales hay unas  almohadillas similares a colchones fibrosos que actúan como amortiguadores de choque, protegiendo el cerebro, la médula espinal y los órganos internos de los daños, mientras caminamos. Estos son los discos de la columna. Se llenan con un espesor líquido gelatinoso y se mantienen en posición por unos ligamentos fuertes que están unidos a los huesos por encima y por debajo. 

La hernia de disco se produce cuando hay  tensión excesiva ejercida sobre la región lumbar, causando ruptura en uno de estos discos y el líquido interior de los discos se escapa hacia atrás. Esta lesión suele producirse por ejemplo, cuando nos  doblamos  hacia delante con las rodillas estiradas para desplazar un peso desde el suelo o mientras quitamos las malas hierbas  en el jardín. También se ha producido simplemente al soltar el pedal del embrague mientras se conduce un automóvil.
Esta experiencia dolorosa por lo general ocurre cuando una persona con debilidad de los músculos y los ligamentos espinales  aplica una tensión excesiva en la parte posterior. Rara vez ocurre en trabajadores experimentados o trabajadores manuales, pero se ve con frecuencia en los trabajadores sedentarios que no realizan  ejercicio regular. 

Su incidencia se reduce en gran medida por la práctica diaria de asanas en Yoga ayudándonos a  preservar la fuerza y la flexibilidad de los músculos de la columna vertebral y los ligamentos, y con más conciencia de tomar la forma correcta a la hora de levantar un peso pesado. La posición en cuclillas, con las rodillas dobladas protege la espalda vulnerable inferior de la excesiva tensión.
El inicio de la hernia discal es repentino e inmediato.  Algo se siente “ir” o “desgarro” en la espalda baja, seguido por un dolor agudo y bien localizado que puede ser una agonía. El individuo se queda incapacitado, a veces es incapaz de enderezarse, quizás puede doblar la columna hacia delante de nuevo, incluso ligeramente, y  esto da lugar a un dolor intenso inmediato. 


Él o ella por lo general sienten la necesidad de tumbarse en la cama o de ir a que les hagan un examen de rayos X.
En las horas siguientes el dolor de espalda sigue empeorando hasta que sea constante y sin tregua. Esto ocurre cuando los ligamentos y tejidos de todo el disco dañado se hincha con sangre y fluidos de tejido. La cubierta protectora de los músculos espinales rápidamente entra en un espasmo apretado para evitar una mayor movimiento doloroso de la zona, y las delicadas fibras del dolor suministra los ligamentos desgarrados del disco y  se cada vez se vuelve más irritado. 

Toda la zona se inflama, caliente e hincha y es muy sensible al tacto.
La ciática se refiere a un dolor fuerte, como un rayo, es un dolor que ataca la parte posterior de la pierna. Se produce cuando el material herniado de un disco roto espinal en la espalda baja sobre las raíces nerviosas delicadas emergen de la médula espinal a ese nivel. Estas raíces nerviosas pasan por la columna vertebral y convergen para formar los nervios ciáticos, que se extienden hasta la parte posterior de cada pierna. Estos nervios llegan directamente a los pies, a la piel y a los músculos de la parte posterior de las piernas. Es por esto qué el dolor ciático puede ser experimentado en las nalgas, en la parte posterior del muslo o de la pantorrilla, a pesar de que la raíz del problema se encuentra en la región lumbar. En respuesta a este dolor, los músculos de la parte posterior de la pierna entran en un espasmo apretado.
La recuperación inicial de hernia discal y ciática
El deslizamiento de disco con el acompañamiento de la ciática es una experiencia dolorosa, incapacitante, que requiere inmovilización inmediata en una cama dura. 

El reposo absoluto es necesario mientras el disco roto se cura y la inflamación disminuya. En la situación aguda de los primeros días, el alivio del dolor puede ser proporcionado  por la aplicación alterna de calor/frío  sobre el área inflamada, y la adopción de una postura de yoga adecuada, tal como makarasana (el cocodrilo) que minimiza la tensión en la región lumbar. Es importante que la columna vertebral se mantenga  inmovilizada en la medida de lo posible. 
El paciente debe descansar en una habitación tranquila con una perturbación mínima hasta la curación completa. Esto normalmente requiere de 10 días o incluso más tiempo, si la lesión es severa.
Las complicaciones a largo plazo y los problemas
Muchos enfermos de hernia discal y ciática tienen una larga historia de episodios recurrentes de incapacidad paralizante que se remontan a muchos años atrás. 

Cualquier esfuerzo repentino, aunque sea ligero  a menudo es suficiente para iniciar todo el proceso de nuevo. Como resultado, ya no son capaces de disfrutar de una vida plena y activa. 





A menudo se vuelven dependientes de analgésicos para el alivio y con frecuencia se ven obligados a tomar tiempo libre de las obligaciones laborales o del hogar para descansar en la cama. A menudo, sus empleados, familiares y amigos comienzan a considerar su problema como psicológico, ya que son incapaces de comprender una vida marcada por continuos ataques que dejan incapacitados por el de dolor de espalda. Las víctimas a menudo desarrollan trastornos de la personalidad pudiendo  deprimirse o actuando de manera mezquina e irritable. A menudo son etiquetados como “llorones” o “quejosos” y los demás en ocasiones  evitan su compañía.



Los procedimientos quirúrgicos
Enfermos con el disco deslizado durante largo tiempo frecuentemente llegan a cirugía para la extracción del disco problemático. Siempre que dos superficies óseas están permanentemente opuestas entre sí que se funden rápidamente por lo que todo el movimiento cesa.
 El cirujano induce este proceso voluntariamente retirando el disco dañado y borra el contenido de intervención conjunto.


 Este procedimiento, hace que la columna vertebral quede permanentemente rígida e incapaz de doblarse, sin embargo, proporciona un alivio bienvenido después de muchos años de sufrimiento. El Yoga, sin embargo ofrece una manera eficaz y sencilla para salir de esta situación tan dolorosa.
Gestión Yóguica de hernia discal y ciática
El siguiente programa de Yoga, cuando se sigue diligentemente, nos ayuda a restaurar la salud del disco y prevenir la recurrencia tanto de hernia discal y ciática. El programa se basa en las asanas de flexión hacia atrás, lo que fortalece los ligamentos posteriores y los músculos que sujetan el disco dañado en su lugar, y promueven la circulación de la energía pránica a toda la región. 



Se debe practicar cada día para que la estabilidad de la columna vertebral y sus funciones  puedan ser restauradas. De este modo, la intervención quirúrgica por lo general resulta innecesaria.




  
Hernia Discal y Yoga
1.      En la fase aguda de dolor de inmovilización, la postura en una cama dura debe ser adoptada en prono (boca abajo). Descansando en makarasana (postura del cocodrilo) durante períodos largos reduce la tensión en la raíz del disco y los nervios, aliviando el dolor y promoviendo la cicatrización.

 Dormir en advasana (postura del cadáver invertida) o jyestikasana , mejor postura  recomendada.

 En la ciática, matsyakridasana (postura del niño Krishna durmiendo) alivia la presión sobre las raíces nerviosas dañadas.

 Estas posturas deben adoptarse para el alivio del dolor en la situación aguda.
  

 2.      Las asanas de flexión hacia atrás han ser adoptadas, según su capacidad, a medida que avanza la curación y el dolor disminuye. El primer intento de asana debe ser la versión sencilla de Bhujangasana (postura de la cobra), conocida como la postura de esfinge.


Sin  forzar, y nos detendremos  si el dolor se desarrolla. Una vez que se domina la esfinge, las demás asanas las adoptaremos gradualmente, en este orden: 

bhujangasana (cobra),
 ardha shalabhasana (medio saltamontes),
 Saral Dhanurasana (el arco fácil),

 Poorna shalabhasana (saltamontes), 

dhanurasana (el arco).
  


Finalmente, este programa debe ser practicado por completo cada mañana, en ayunas. 

Cada asana se debe practicar un máximo de 5 veces, seguido por una relajación completa en advasana. La sesión debe concluir con una relajación profunda durante 15 o 20 minutos, en un principio y más tarde en advasana shavasana puede ser adoptada. La práctica diaria debe continuar indefinidamente para evitar la recurrencia.

3.      Todas las asanas de flexión hacia adelante debe ser absolutamente evitado durante 4-6 meses, ya que pueden precipitar una recaída de la enfermedad original.
  A continuación, se puede volver a introducir poco a poco, después de la recuperación completa, comenzando con serie shakti bandha, Shashankasana (hare pose), majariasana (el gato) y shashank Bhujangasana .

  

4.      Durante el período de recuperación, con las piernas cruzadas posturas sentadas no debería adoptarse, ya que aumentan la tensión de la raíz nerviosa en la zona lumbar. Se puede reanudar después de unos pocos meses.
  
Pranayama y meditación en vajrasana (el diamante) son muy recomendables.
  
5.      Ajapa japa (consiste básicamente en la combinación y coordinación de un mantra con el flujo respiratorio), el movimiento de conciencia de la respiración en el pasaje espinal de Mooladhara chakra en el perineo hasta ajna chakra en la parte superior de la columna vertebral, es muy eficaz en todos los trastornos de la columna, incluyendo la hernia de disco y ciática. 



La conciencia de So-ham se practica junto con la respiración psíquica. Esto se puede practicar en cualquier postura relajación prono (boca abajo) con la columna vertebral recta. 
Al principio, advasana se puede utilizar, seguido por shavasana una vez que reposemos  en posición supina.

Tomar conciencia de la respiración abdominal natural también se puede añadir en shavasana. Ajapa japa puede ser practicado con tanta frecuencia y durante tanto tiempo como se desee. Promueve el flujo de energía pránica en la columna vertebral, facilita la cicatrización y trae profunda relajación física y mental. Por último, la práctica debe continuar en vajrasana (el diamante),  y a continuación, en una postura de piernas cruzadas.

6.      Las recomendaciones dietéticas. En principio, recomendamos una dieta semi-sólida, comenzando con la sopa de verduras. Esto conservará la energía digestiva que puede ser redirigida hacia el proceso de curación, y también previene el estreñimiento, un problema importante para los pacientes confinados a la cama. A medida que la condición mejora, se pueden tomar verduras y arroz y posteriormente legumbres y pan integral han añadirse.
 Evite las comidas pesadas que puedan causar estreñimiento como la carne y los preparados con muchas grasas  indefinidamente. Los productos lácteos y los huevos deberán reducirse durante este período, la proteína extra no es necesaria. Los alimentos condimentados y altamente procesados es mejor evitarlos indefinidamente.




EL STRESS Y LA HERNIA DE DISCO
Primero hay que aclarar que al hablar de estrés lo hacemos en el sentido más amplio, no sólo bajo un concepto laboral, sino que abarca a la persona que vive habitualmente en tensión. Y segundo, hay que definir qué es un disco intervertebral.

Entre cada una de las vértebras de la columna vertebral, se encuentra una estructura muy rica en agua, denominada disco, y que cumple un papel de amortiguación, de forma que los cuerpos de los huesos (vértebras) se aproximan entre sí, pero no llegan a tocarse.


Por detrás de toda la columna, va descendiendo la médula nerviosa, de forma que los nervios van saliendo por los laterales. Cuando el disco se “chafa”, se sale de su sitio (se hernia), y entonces puede comprimir un nervio de la zona. Según el nervio pellizcado, el proceso se llamará ciática (nervio ciático), neuralgia cervico-braquial (nervios del cuello y brazo)…
  
¿Qué tiene que ver las tensiones emocionales, el estrés, con todo esto?
 Muy sencillo. La causa de la hernia puede ser un proceso agudo (traumatismo), pero sobre todo suele ser por causas crónicas.
Entre éstas, encontramos la obesidad (infrecuente), el sedentarismo, y sobre todo, las contracturas musculares generalizadas en el contexto de tensiones emocionales intensas y mantenidas.

Hay cientos de pacientes con hernias de disco, sufriendo procesos muy dolorosos. Y prácticamente siempre se ha encontrado como desencadenante un conflicto emocional, tanto en su origen como en sus recaídas.






La contractura mantenida, incluso en reposo (¡incluso durmiendo!), genera una hiperpresión en la zona que acaba produciendo que el disco se hernie y salga del sitio, comprimiendo algún nervio de la zona. A partir de ese momento, la calidad de vida se deteriora extremadamente, y el sufrimiento emocional se dispara.
 Hemos entrado en un círculo cerrado. A más tensión emocional, más contractura, más presión, más hernia, mayor compresión del nervio, mayor dolor… y mayor tensión emocional.

Si queremos tratar nuestra ciática, nuestras hernias… hay que abordar el origen del problema: la insatisfacción, los miedos, las dudas, la ira, el estar siempre en lucha…

Más allá de cualquier terapia que podamos seguir para las hernias de disco hemos de abordar la necesidad que tenemos como cualquier ser humano de encontrar paz en nuestras vidas. El equilibrio interno, la plena satisfacción, el apreciar y agradecer el regalo de esta Vida es lo que puede dar sentido a nuestra existencia.





EL PROFESOR JOSÉ VICENTE NOS CUENTA SU EXPERIENCIA
“Es preocupante la cantidad de personas que tienen problemas lumbares y en concreto algún diagnóstico de Hernia Discal.
Yo comencé mi práctica de yoga hace años pero lo que en realidad me empujó a la formación de instructor de yoga fué la búsqueda de una respuesta a un problema precisamente de Hernia de disco.



Previo paso por diferentes pruebas, resonancia magnética incluida, el traumatólogo me diagnosticó una hernia de disco entre L4 y L5.  Su respuesta fué que si me dolía mucho tendría que operar: cortar y pegar.
 
Fué entonces cuando comencé a buscar otras alternativas.  Había estado separado de la práctica del yoga precisamente por el dolor tan intenso y la imposibilidad de realizar ninguna postura.  Además de la insistencia médica y también de profesores de yoga de evitar cualquier postura que complicase más la situación.  Y esto es cierto pero hasta un límite.  Y sin embargo no hay ningún reparo en recomendar la natación, craso error.


Comencé a valorar la posibilidad de retomar de nuevo mi práctica, pero adaptatándola a mis condiciones.  Fui comprobando que había posturas que me perjudicaban y otras que me beneficiaban. La principal emoción es la de miedo.  Me acerqué a mi mismo para observarme de cerca.

  Estaba claro la percepción que uno adquiere con la práctica del yoga nos permite valorar de forma más próxima nuestra realidad: qué es lo que realmente está pasando con nuestros pensamientos, emociones, sensaciones.  Comprendí que aunque no me curase de la hernia si tendría la oportunidad de afrontarla emocionalmente de otra forma y ello sin olvidar el beneficio que me proporcionaban posturas que descargaban la presión sobre el disco.


Sobre estas cuestiones quería iniciar una propuesta de “terapia” para afrontar un diagnóstico de Hernia Discal.  Está la parte física claro pero también la parte emocional y de pensamientos.


Malas posturas de pie, sentado,… que se mantienen como hábito “de-generan” una presión excesiva en los discos intervertebrales. También los traumas emocionales pueden hacer tambalear nuestra estructura física, por donde somos más vulnerables.  Las causas no son únicas y además suelen estar relacionadas.  Pero algo evidente acerca de la hernia es la postura que adoptan las vértebras para presionar al disco.  Y ahí es donde entra el yoga en acción, a través de la postura.


Uno de los principios sobre los que se asienta la práctica del yoga es precisamente la postura.  El yoga nos proporciona una propiocepción postural incrementada y, por tanto, es de esperar que su práctica contribuya a una mejora de la Corrección Postural.
Mi propuesta inicial para abordar los problemas lumbares en general y de hernia discal en particular es que tratemos de realizar posturas con atención plena en cualquier actividad a lo largo del día. 

También mientras dormimos necesitamos corrección postural.
Durante el día prestaremos especial atención a la posición de sentados observando la colocación de los pies, las piernas, la pelvis, la espalda, el cuello y la cabeza.
Mientras estamos de pie observaremos también la posición de las diferentes partes: pies, rodillas, caderas, pelvis,….


Durante la noche podemos introducir entre las rodillas un cojín que nos permita aliviar la tensión en las caderas, que luego se trasmite a la zona lumbar.  Si tenés problemas lumbares les aconsejo que duermn de costado con un cojín entre las rodillas.”
  Estabilidad para la espalda baja
Los siguientes ejercicios de yoga que aumentan la estabilidad de la espalda baja pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda.

APANASANAa) APANASANA: Acuéstate sobre tu espalda y dobla las rodillas, y luego levanta y baja los pies ligeramente. Una vez que hayas dominado este movimiento, trata de levantar los brazos por encima de tu cabeza alternos al mismo tiempo.

APANASANA Posiciones de yoga: 
Apanasana shalabhasanab) SALTAMONTES: Acuéstate boca abajo y, alternando, levanta las piernas del suelo ligeramente sin doblar la columna vertebral, al aumentar la dificultad elevando los brazos alternos al mismo tiempo.
En la imagen los pies están más altos de lo que necesitas. Te recomiendo subirlos solo unos 5 a 10 centímetros.


Recuerde:
En tanto que su dolor de espalda persiste, evitar doblar hacia adelante más de 90 grados con las rodillas rectas.
No haga ningún inclinación hacia delante.
Nunca alrededor de su espalda.
En caso de que una pose causas que hormigueo, entumecimiento o dolor, deje inmediatamente.





Tenga en cuenta todas estas precauciones mientras se practica la lista de asanas se indican a continuación. 

Todas las personas que sufren de una hernia de disco han informado encontrarlos beneficiosos. Usted puede practicar los asanas (posturas) se recomiendan a continuación, en el orden indicado, pero de nuevo no es obligatorio. Usted puede comenzar con sólo uno o dos poses y luego, poco a poco, añadir más en un período de días o semanas.

Serie recomendada:
Tadasana (Postura de la montaña)


Marichyasana III (Marichi Pose)
  

Bharadvajasana (Twist Bharadvaja)



Virabhadrasana II (Warrior II Pose)


Utthita Parsvakonasana (ángulo recto Lado Pose)



Utthita Trikonasana (Triángulo Pose)
  



Ardha Urdhva Mukha Svanasana (Half perro mira hacia arriba Pose)


Balasana (Child Pose)



Shavasana (Corpse Pose)
  


 PRANAYAMAS
KAPALABHATI

Anuloma-Viloma (respiración nasal alterna)
Brahmari (Bee Breath)
Al hacer los ejercicios de respiración (Pranayama), debera aspirar en los músculos abdominales tanto como sea posible. Recuerde, un abdomen más fuerte significa una espalda fuerte.

FUENTE:
http://new.bhoga.es/el-estres-y-las-hernias-de-disco-ciatica/

VIDEOS RECOMENDADOS:

2 comentarios:

  1. Buenas,
    con lesión de hernia discal, si sentimos alguna pequeña molestia es recomendable igualmente la práctica de yoga? A veces sentimos una pequeña molestia y por miedo a que se agudice el dolor no hacemos nada de ejercicio. O es preferible hacerlo sin ningún dolor?
    Gracias
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es importante la observación ir lentamente a las posturas lo importante no es hacerlas perfectas si no ir llegando a ese alineamiento y "perfeccion" poco a poco, de la misma manera se irá viendo el resultado. Hay posturas que debes hacer antes que otras. No debe haber rigidez, el yoga busca en la respiración la relajación de los músculos y las posturas. Si hay una lesión muy avanzada y hay mucho dolor es importante el acompañamiento de alguien.

    ResponderEliminar