jueves, 2 de enero de 2014

EL HATHA YOGA COMO PRACTICA FISCA, MENTAL Y ESPIRITUAL


 Muchos alumnos se acercan a una clase de hatha yoga con la idea de realizar una práctica puramente física, como si fuera una técnica gimnástica o de entrenamiento, otros por dolencias o enfermedades del cuerpo físico y-o mental como insomnio, dolor de huesos, nerviosismo, cansancio extremo, adicción a pastillas,  obesidad, pretendiendo que una clase de hatha yoga semanal será la cura mágica de sus problemas…
Es una tarea ardua para quienes somos profesores hacerles entender a estos aspirantes que por un lado el hatha yoga no es solamente o exclusivamente una práctica física, es un camino, el  Yoga es una manera de vivir, un sistema completo de educación del cuerpo, la mente y el espíritu. Este arte de vivir fue perfeccionado y practicado en la India hace miles de años, pero como el Yoga tiene que ver con las verdades universales, sus enseñanzas son tan válidas hoy como lo eran en la antigüedad. El Yoga es una ayuda práctica, no una religión, y su técnica pueden practicarla todos aquellos que deseen mejorar su calidad de vida.

Por otro lado, el compromiso en este camino es una práctica, que llegara con el tiempo a ser diaria, incluso llegara a convertirse en una forma de vida. Cuando digo “una forma de vida” no quiero significar que hay que vivir recluido en un ashram o convertirse en swami o monje, me refiero a que tu vida se transforma positivamente en todos los ámbitos como el físico con la práctica de asanas, respiración, alimentación; en el plano mental con la relajación, la meditación y el control de los sentidos ejerciendo el autocontrol, la compasión, el contentamiento, la empatía, etc…y en el plano espiritual obteniendo finalmente la paz, entendiendo que hay algo sagrado en todo y en todos…   

 La práctica diaria, que al comienzo puede parecer un imposible, va llegando ya no como una imposición sino como una necesidad. Si verdaderamente quieres sentir los cambios positivos deberás atenerte a una práctica consciente, responsable y comprometida. El hatha yoga no es magia, es yoga. No podemos pretender cambios inmediatos si solo realizamos nuestra práctica una vez a la semana o incluso una vez cada 15 días porque por uno u otro motivo faltamos a la clase. Y olvidarnos de lo que se enseño o se practico en la clase, sin conectarnos aunque sea mentalmente y por un momento con esos conocimientos nuevos.
El compromiso significa liberarse de las excusas. Hay alumnos que son expertos en excusas y dan largas explicaciones al profesor de por qué no asistieron en las últimas prácticas.  Excusa puede haber miles…el desafío es llegar a practicar aunque no tengamos ganas de hacerlo, no por ser masoquistas sino para vencer esa tendencia que tenemos de “quedarnos en la comodidad”.  Hay que salir del espacio de confort. Hay que organizar la agenda de tal forma que nada ni nadie se interponga en tus días de práctica.



Cuando comencemos a entender que la práctica de hatha yoga es un camino físico, mental y espiritual, vamos a salir del esquema de corresponder el yoga a la asistencia a una clase de gimnasia o step donde vamos a sufrir en largas y dolorosas rutinas…la práctica de yoga es placentera desde lo físico y permite relacionarte con tu interior (plano mental y espiritual) que en muchos casos no es una práctica habitual en estos tiempos…nos permite conectarnos con lo divino...

El gran maestro Swami Sivananda y su discípulo Swami Vishnudevananda nos hablan de los 5 principios del yoga:
1.   El ejercicio adecuado (posturas y asanas)
2.  La respiración adecuada (pranayamas)
3. La relajación adecuada (savasana)
4. La dieta adecuada (vegetariana, compasiva)
5.  El pensamiento positivo y la meditación.
Este es el camino…

Si bien a primera vista  el yoga parece ser una serie de posturas y ejercicios extraños para mantener el cuerpo delgado, sano, esbelto y fuerte, con el tiempo quien siga practicando con constancia se dará cuenta de que se ha operado un cambio sutil en su manera de encarar la vida, pues mediante la tonificación y la relajación del cuerpo y en el aquietamiento de la mente comenzara a tener atisbos de un estado de paz interior que es nuestra verdadera naturaleza. 
Es esto lo que constituye la esencia del yoga, esta realización y comprensión de nosotros mismos que todos buscamos consciente o inconscientemente ya hacia la cual vamos todos evolucionando.
Si podemos llegar a controlar nuestra mente y nuestros pensamientos literalmente no habrá limites para lo que seamos capaces de hacer, puesto que no son más que nuestras propias ilusiones y preconceptos los que nos movilizan y nos impiden una total realización de nosotros mismos.


    El desarrollo de un yogui moderno de hatha yoga
POR TOMASZ GOETEL
Para un yogui hatha, el cuerpo es el comienzo de la búsqueda de lograr la salud integral.
Cuando digo  “la salud”, no me refiero a un estado de ser donde uno es libre de enfermedades y no es necesario consultar a un médico.
Me doy cuenta de que para muchas personas simplemente convertirse consistentemente en saludable sería un sueño hecho realidad. La mayoría de las personas que me rodean parecen haber pasado su vida más de 30 yendo de un médico a otro.
El logro de la salud, sin embargo, no es el verdadero propósito del hatha yoga!
Más bien, me gusta pensar que  un estado saludable es la base que permite al yogui hatha a sentirse fuerte en el cuerpo, estable y equilibrado emocionalmente, mentalmente claro (capaz de enfocar a voluntad), y conectado con el núcleo espiritual de su ser.
Como un yogui hatha, me acerco a mi auto-conocimiento a través de la comprensión de mi propio cuerpo. Su mecánica, hábitos, puntos débiles y los puntos fuertes... Yo llamo a eso acercarce al exterior de la práctica de hatha yoga.
Para mí, personalmente, tiene sentido empezar con el 'yoga' del cuerpo. Es relativamente fácil de sentir el cuerpo, ya que es bastante concreta y tangible - fácil de descubrir!
El mejor conocimiento de sí mismo que logremos en el nivel puramente físico (cuerpo) ahora se puede traducir en una mejor manera de entender cómo funcionan nuestra mente (intelecto) y el corazón (las emociones).
La expansión espiritual sigue de cerca. Con la meditación y la oración. Una vez que el cuerpo está sano y fuerte, las emociones estables, y la mente clara - la meditación está disponible. Oración (gratitud, inspiración) sigue naturalmente. Esa es la práctica interna.
Las prácticas externas e internas en última instancia conducen a una gran mejora en el conocimiento de sí mismo, auto-comprensión. Como los filósofos griegos le aconsejaron que "Conócete a ti mismo", así que se lo recomiendo para que usted pueda proceder en las siguientes mejoras progresivas, el desarrollo de un paso previo a la próxima estación:
1. Atención >  (Relajación, ahora es posible) >>> 
2. La respiración (respiración consciente conduce a la estabilidad emocional y claridad mental) >>> 
3. Mindfulness >>> atención plena
4. Conciencia de sí mismo (la capacidad de observar y entender a ti mismo) >>>
5. La autorregulación (trabajo en ti mismo para ser una mejor persona) >>>
6. Compasión (comprender a los demás, con amabilidad) >>>
7. Todo Es Uno .
·      El Hatha Yoga - ¿Es realmente una práctica espiritual?
Por Max Strom 
Una crítica común de Hatha Yoga de las personas que no practican es que en realidad no es una práctica espiritual. Eso corresponde exclusivamente a  un régimen cuerpo / de la salud y, por tanto, el aspirante espiritual serio no tiene por qué molestarse con ella. Pero tenga en cuenta este punto de vista, la tradición del Yoga nos enseña que nuestros cuerpos se manifiestan nuestros samskaras - (tendencias inherentes) llevó a esta vida de nuestras vidas anteriores, y estos samskaras predeterminan mucho de nuestro comportamiento, algunas buenas - algunos dañinos.
 Sin embargo conscientemente la manipulación del cuerpo con las prácticas de respiración y posturas, podemos cambiar el curso tortuoso de nuestros samskaras - como la cola que mueve al perro, alterando el camino de nuestra vida.
Además, igualmente significativo, es que tenemos nuestras experiencias emocionales del pasado personal, con energía, en nuestros cuerpos. Así que muchos de nosotros podemos ser inexplicablemente atrapados en nuestro camino, no por falta de esfuerzo, sino por las cadenas del pasado conocidas como la ira, el dolor y el miedo. Estas emociones enterradas, como astillas en el corazón, en última instancia, pueden ser devastadoras para nuestra práctica espiritual porque cuando estamos en el dolor, nos volvemos egoístas y miopes. Cuando nos curamos, nos volvemos más empáticos, desinteresados, y simpatizan con el dolor y el bienestar de los demás, nos convertimos en seres más compasivos.
A través de la práctica de Yoga, en particular, las prácticas de respiración, podemos liberar estas emociones enterradas y experimentar una transformación rápida y significativa.
Nuestra intención espiritual, alimentado con aire y alimentado por nuestra voluntad, en última instancia, vuelve a alinear un cuerpo emocionalmente mal alineada.
¿Por qué arruinar la espalda y las rodillas en la meditación? ¿Por qué morir antes de tiempo después de sufrir años de dolor crónico debido a una vida sedentaria y la negligencia pasiva del cuerpo? El vehículo en el que viajamos se debe mantener en orden o de viaje en el camino de la transformación interna se hace difícil, entonces dolorosa, entonces imposible. Si tu mente es un motor de jet, pero su cuerpo es un 1969 Volkswagen bus-descuidado, entonces el motor a reacción no será capaz de hacerte volar. Un cuerpo libre de dolor y vital es la fundación de apoyo a la meditación, el resto de las prácticas, y la propia vida cotidiana.
Sí, hay prácticas de Hatha Yoga que son simplemente ejercicios de tonificación del cuerpo disfrazados como una práctica espiritual. Pero también hay maestros maravillosos y sorprendentes y sinceras disponibles. Al igual que en busca de un buen médico, pregunte por ahí, profundizar un poco hasta encontrar el verdadero y real camino del hatha yoga.
Después de practicar con regularidad, los medicamentos que usted puede haber dependido de batalla con la depresión, la ansiedad o el insomnio, a menudo se tiran a la basura. No importa lo que usted cree o no cree espiritualmente - no importa, porque las obras de yoga son independientes de su sistema de creencias. Pruébelo y vea por usted mismo. ~
Nota: La práctica ideal para alguien mayor de 40 años es de una hora al día, 5 días a la semana. Pero haga lo que pueda con lo que tiene con el lugar donde se encuentre. Veinte minutos al día van a tener un impacto. ~
Max Strom enseña la transformación personal y el yoga en todo el mundo y es conocido por inspirar e impactar las vidas de sus estudiantes. Sus métodos de abordar los aspectos internos, emocionales y espirituales de nuestra vida, así como nuestro potencial para la curación física. Él es el autor de, No hay App para la felicidad, y una respiración vida digno.
·      Algunos más pensamientos sobre el tema de la práctica de Hatha Yoga
Desde hace algún tiempo, he sabido relacionar mi práctica de asanas con la oración.

Cuando BKS Iyengar libro "Luz sobre la Vida" salió hace unos años, creo que fue en ese libro que Iyengar dijo la famosa frase: ". Mis asanas son mis oraciones" Recuerdo esa idea me pareció dura, y con el tiempo  realmente me permitió para añadir profundidad a mi práctica. Si lo que escribió Iyengar tenía un significado metafórico o literal ... Lo tomé literalmente!
La conexión asana y la oración es algo que yo recomendaría altamente para cualquier persona con experiencia razonable en Hatha Yoga para tratar de ... es muy gratificante, y verdaderamente tiene su práctica de yoga a un nivel completamente nuevo!

Sobre el tema, y ​​tal vez para inspirarte he aquí algunas palabras profundas de un libro de Caroline Myss: En la enseñanza sobre la oración, estoy inevitablemente confrontado con muchas preguntas de la gente. "¿Qué es la oración?" "¿Cómo puedo orar?" "¿Cuáles son las oraciones correctas que decir?" La incomodidad que la gente tiene alrededor de oración revela su torpeza en torno a Dios. 

Hemos construido una cultura en la intelectualización de Dios. Hablar de Dios o leer acerca de lo que pensamos que Dios es o no se puede sentir como una práctica espiritual. Pero hablar o leer acerca de Dios es sólo eso - nada más y nada menos.


La verdadera oración, por el contrario, es la práctica de apagar la mente y reflexionar sobre una verdad elevada o pensamiento místico. Este pensamiento te eleva más allá de las limitaciones de sus cinco sentidos. En la descripción de una experiencia mística, Teresa (de Ávila) escribió que la mente y los ojos querían venir con ella, pero que simplemente no podían hacer el viaje. (...) Sólo su alma tenía la energía para estar en compañía de lo Divino.
En verdad, estos místicos se dieron cuenta de lo que todos anhelamos para darnos cuenta - la intimidad con el Sagrado.
Nacemos con un anhelo de Dios que podemos tratar de llenar con los bienes materiales y los logros mundanos. Al final del día, sin embargo, nos quedamos con ganas de más. Juliana de Norwich entendió esto muy bien, diciendo que en última instancia, "Nada menos que Dios puede satisfacernos."
















Fuente
http://tomaszgoetel.com/2013/07/06/some-more-thoughts-on-the-subject-of-hatha-yoga-practice/

No hay comentarios:

Publicar un comentario