domingo, 23 de junio de 2013

YOGA Y ASMA

El asma es una enfermedad que se caracteriza externamente por sufrir episodios con sensación de ahogo y tos ante un esfuerzo, o como resultado de una reacción alérgica o infecciosa y en la que internamente se produce un aumento de la producción de mucosidad, un espasmo de la musculatura de los bronquios y un edema bronquial.
El asma es una enfermedad crónica que afecta al aparato respiratorio y las vías aéreas. En ella se produce una inflamación de los conductos que llevan el aire a los pulmones debido a la irritación que producen ciertos estímulos como el polen, la contaminación, el humo, las emociones, la risa, el ejercicio violento, algunas medicinas, etc..
Esta inflamación hace que los conductos sean más sensibles y respondan con una contracción provocando un mayor estrechamiento. Este bloqueo al paso del aire, que puede ser más o menos importante dependiendo de la sensibilidad del individuo, de la intensidad del estímulo o de como se encuentre antes del "contacto", hace que la persona con asma tenga ahogo, tos, sensación de presión en el pecho y silbidos al respirar.
Las vías aéreas son conductos que permiten el pasaje de aire a los pulmones. Se pueden comparar a un árbol y sus ramas, ya que los bronquios se van dividiendo, y se hacen cada vez más pequeños y numerosos. 
Cuando el asma no está controlada, los bronquios se inflaman, se acumula catarro, y el músculo de los mismos se contrae, achicándolos, y dificultando el pasaje de aire.
 Al pasar el aire por un tubo estrecho, aumenta su velocidad y se producen silbidos. Si los bronquios están inflamados, la obstrucción al paso del aire puede producirse fácilmente ante estímulos como el aire frío, polvo, ejercicio, humo, etc. 
En todas las personas el calibre bronquial tiene un ciclo diario, siendo las horas de la madrugada las de mayor estrechez. En este período se producen la mayor parte de las crisis.
 
El asma y las emociones
Se le da el nombre de "El grito silencioso", ya que es un signo de que estamos experimentando una presión exterior importante y no sabemos cómo mantener esa situación. Es una enfermedad psicosomática extremadamente compleja, en la que concurren múltiples factores para que ella se manifieste. 
La persona asmática se defiende con los bronquios frente a cualquier agresión con que el entorno la ataca o ella cree que la ataca. La mente puede enfermar y aumentar las crisis, así como curarnos.
Las angustias maternas excesivas, las atmósferas familiares asfixiantes, pueden ser vividas por un niño como una agresión, ya que por un lado necesita a la vez protección (amor y presencia) y aire, espacio para no sentirse asfixiado.
Hay que cambiar la manera de relacionarse con el mundo exterior, tomar conciencia y ser sincero consigo mismo. Cuando una persona ha reconocido sus temores, debe acostumbrarse a no evitar las causas del miedo sino a afrontarlas hasta poder quererlas y asumirlas.
Origen del Asma
Nadie sabe exactamente cuál es la causa del asma. Se cree que es una combinación de factores ambientales y genéticos (hereditarios). El asma suele presentarse como dificultad para respirar, tos seca, sensación de pecho cerrado, silbidos o chillidos en el pecho, y se caracteriza por períodos con síntomas, alternados con períodos aparentemente normales. 
Pueden presentarse ataques o crisis de asma, leves, por ejemplo ante ejercicio físico o risa, graves, e inclusive pueden llegar a ser fatales. Esta enfermedad afecta las vías aéreas, puede aparecer a cualquier edad, y no es contagiosa.
EL YOGA EN LAS PERSONAS ASMÁTICAS
La agencia inglesa de noticias BBC mundo publicó hace algún tiempo la siguiente nota
Un tipo de meditación basada en el yoga podría aliviar el asma en algunos pacientes.
Sin embargo no hay evidencia de que otras técnicas de relajación tengan el mismo efecto.
Dos estudios llevados a cabo en el departamento de Medicina Complementaria de la Universidad de Exeter, Inglaterra, observaron una variedad de técnicas.
Simples técnicas de relajación y ejercicio contribuyen a regular el ritmo de la respiración y también mejoran la función pulmonar
Doctor John Harvey, Sociedad Británica del Tórax
Mientras un grupo de pacientes practicaban la meditación Sahaja, el otro usaba otros tipos como por ejemplo la "afirmación positiva", la visualización y la relajación muscular.
La meditación Sahaja, tiene como objetivo crear un estado mental de alerta. El grupo que practicaba esta técnica mostró un mayor progreso.
Terapias complementarias
Para el Doctor John Harvey de la Sociedad Británica del Tórax, "las terapias complementarias se han vuelto más populares entre los pacientes porque ellos buscan alivio tanto para los síntomas emocionales como para los síntomas físicos de su enfermedad".
"Técnicas simples de relajación y el ejercicio contribuyen a regular el ritmo de la respiración y también mejoran la función pulmonar", agregó.

Sin embargo mencionó que "los beneficios del yoga u otro tipo de técnicas de relajación contribuyen a un tratamiento con drogas convencionales. Por eso es vital que los pacientes continúen con la medicación indicada por el médico".
Las personas que sufren crisis asmáticas y procesos alérgicos, saben lo limitadoras que son estas circunstancias en sus vidas en las cuales los bronquios se hacen hipersensibles y reaccionan frente a gran variedad de causas que normalmente no provocan problemas. Por ejemplo, el polvo de las casas o el polen de ciertas plantas son el desencadenante de episodios con sensación de ahogo y tos, dificultad para respirar y/u opresión en el pecho.
A pesar de que el tratamiento médico convencional para asma y alergia existe, básicamente consiste en controlar los síntomas con la medicación. Los bronco dilatadores expanden los bronquios y los supresores inmunológicos bloquean la reacción alérgica. Ninguno de estos sistemas puede curar el Asma o Alergia permanentemente, sólo pueden controlarlas hasta  un cierto nivel. Pasa a menudo, que la efectividad de los medicamentos se reduce con el tiempo por lo cual se necesitan dosis mayores y drogas más potentes, pero esto aumenta los efectos secundarios.
 
La práctica del Yoga ayuda a reducir completamente las reacciones asmáticas y alérgicas, no solo controlarlas a un nivel físico sino también a un nivel emocional y mental.
El Asma y la Alergia están íntimamente vinculadas al stress y directamente conectadas al estado emocional y mental. El Yoga es una herramienta poderosa que ayuda a frenar y atenuar el asma. La función principal del Yoga es restablecer la paz interior que es nuestro estado natural. La paz no es la que se logra con ausencia de situaciones conflictivas, ya que eso no está bajo nuestro control. La verdadera paz es la que se logra mantener aun en medio de los conflictos, independientemente de las circunstancias.
¿Que nos puede aportar la práctica del Yoga si padecemos de episodios asmáticos, alergias ó problemas respiratorios?
 - Aprenderemos ejercicios específicos y posiciones a tomar para que nos ayuden durante un episodio o ataque asmático
 - Aprenderemos técnicas de respiración y relajación que nos darán la posibilidad de poder mantener el control emocional y mental durante un episodio o ataque asmático.
 - Aprender a respirar para maximizar la capacidad pulmonar.
 - Aumentar los niveles de estamina del sistema respiratorio.
 - Liberar de exceso de mucosidad nuestros pasajes respiratorios
 - La tensión de los músculos torácicos disminuirá
 - Disminuir el nivel de estrés y miedo que provocan estas situaciones.

Con el incremento de la capacidad pulmonar, los órganos y la sangre se van limpiando, la salud en general mejora y el nivel de energía sube creando una mejoría de nuestro estado general, aumentando nuestra vitalidad. De esta forma la auto confianza también aumenta y te sentirás más preparado para hacer aquellas cosas que quizás has estado posponiendo desde hace tiempo.



Existen asanas de yoga que son especialmente beneficiosas para quienes sufren asma son: ejercicios de expansión pulmonar y de apertura de los centros energéticos bloqueados en estas situaciones: triángulos o trikonasanas, cobra o bujhangasana, arco o danhurasana, posturas invertidas como la vela, sarvangasana o viparita karani mudra, el pez o matsyasa, media torsión o ardha matsyendrasana y otras ayudarán enormemente para primero disminuir estos problemas y con la práctica constante frenar totalmente esos incómodos episodios.
Las posturas de flexión son muy buenas para abrir el pecho y mejorar la condición del corazón y de pulmón. La práctica de las posturas que ayuda a la apertura de las  curvas superiores de la espalda y el pecho contribuyen en la exhalación durante los ataques de asma. 



Las flexiones hacia adelante bajando la espalda contribuyen en la inhalación, durante el ataque. El moco y las flemas pueden ser removidos por las posturas invertidas.

ASPECTO PREVENTIVO DEL YOGA
No hay medidas especificas en ese caso la práctica equivale a un Hatha Yoga clásico incluyendo relajación en shavasana, posturas equilibradas con alternancia de flexiones, extensiones y rotaciones. 
Practicando las asanas sin forzarlas y un trabajo respiratorio consistente sobre todo en la reeducacon diafragmática y la agudización de la sensibilidad propioceptiva. 
Bajo esas condiciones al cabo de dos o tres años de práctica disminuyen muy sensiblemente las infecciones de las vías superiores y se obtiene una estabilización del clima afectivo que elimina muchas afecciones debidas al stress.
 
ASPECTO CURATIVO DEL YOGA
El asmático durante la crisis intensa El sujeto traduce su angustia mediante crispaciones, pueden observarse los estigmas de la crisis en su cara y en las manos agarrotadas. Ahora bien la crispación de las manos determina la de las cadenas musculares que recubren la parrilla costal desencadenándose con ello un bloqueo de la respiración. 
Al descontraer y estirar las manos se distienden todos los fascias que abarcan las cadenas musculares desde el extremo de los dedos hasta los hombros y la parilla costal, lo cual facilitara la respiración en sus dos tiempos.
Esta técnica de utilización de las manos se halla en los mudras o gestos con las manos y el más recomendable es el “chin mudra”.
Este es el mudra de la armonía y alivia el bloqueo de la espiración. En el periodo de la remisión entre crisis el más indicado es el “jnana mudra”.
El asmático es un ser que lucha y que sale sumamente fatigado de un combate contra la crisis. Durante ella no se le puede exigir ningún esfuerzo complementario, por lo que se limitara a tratar de relajar por medio de técnicas sencillas las manos y el semblante. La confianza en el restablecimiento y la paciencia durante el transcurso de la crisis complementan la acción farmacológica.
El asmático durante la crisis moderada
El broncoespasmo de la crisis corresponde a la opresión de los pulmones, que se perciben como demasiado pequeños al tiempo que la caja torácica esta dilatada, con bloqueo inspiratorio y dificultad para espirar.
Buscaremos en la práctica del yoga todo lo que dinamice interiormente el pulmón y todo cuanto favorezca la espiración en el sentido de “cerrar” la parrilla costal.
Se harán entonces posturas de repliegue, de las llamadas longhana, con flexión anterior, que poco a poco suavizaran el mecanismo torácico y facilitaran la expulsión del aire inhalado. Al término de la espiración se insistirá lentamente por medio del abdomen y el diafragma, pero sin forzar, a fin de no provocar un colapso de los bronquiolos de las bases de los pulmones. Se trata pues de una técnica respiratoria muy precisa, espiración ayudad pero sin violencias y educación de la musculatura abdominal.
Este tipo de respiración puede hacerse en la práctica de las asanas del arado o halasana que es una postura recomendad para estos casos. Esta postura es de gran repliegue sobre todo subclavicular. Otra postura favorable para trabajar con estas respiraciones es la pinza o pachimotanasana, con la diferencia que no se mantiene la espalda recta, debemos insistir que para estos pacientes deben redondear el raquis y si hay una fragilidad lumbar se permite doblar levemente las rodillas. 
Importa sobre todo redondear la espalda para acentuar el repliegue anterior del tórax. Esta misma consideración se aplica a todas las posturas sedantes con inclinación del busto hacia adelante, como por ejemplo:
La sedante con flexión de la pelvis
La postura del embrión con brazos y manos adelante
La postura de fetal o de bolita
Estas posturas son más convenientes para los periodos de crisis. Las expansiones del tórax se trabajan entre crisis ya que sería perjudicial y acentuaría el bloqueo respiratorio, la horizontalidad de la parilla costal y la dificultad espiratoria.  
 
El asmático entre crisis
Entre una crisis y otra procuraremos que el asmático dilate los pulmones y el tórax con distintas asanas.
Podrán trabajar la cobra o bhujangasana y el arco o dhanurasana en forma dinámica sin mantener. 
 No es recomendable el saltamontes o salabhasana.
La re-educación respiratoria es de vital importancia en el asmático ya que en muchos casos no sabe respirar y debe adquirir conciencia de su respiración diafragmática. Después de una buena relajación en shavasana que disipe la angustia y lo relaje debe aprender a respirar correctamente con el diafragma mientras descansa los demás músculos.
Los asmáticos muchas veces quedan sin energías y el yoga a través de algunas posturas como la braca o navasana restablece esa energía. 
Debe ejecutarse de manera progresiva pues puede acentuar la fatiga al principio y se acompañara con movimientos de circunduccion de tobillos y de muñecas, respiraciones completas y estiramientos simples. 
También será útil la postura en cuatro patas ahuecando y redondeando la espalda.
 
Efecto vagotónico del yoga
La práctica regular del yoga a largo plazo tiende a estimular el sistema parasimpático.
 Ello debería ser desfavorable para el asmático que quien suele recibir una medicación simpaticotónica, dirigida a estimular el sistema simpático.
La ciencia ha demostrado que pese a su acción selectivamente vagotónica el yoga se evidencia al mismo tiempo como regulador del sistema nervioso y tanto del parasimpático como del simpático en presencia de un desarreglo patológico duradero. En el asmático, enfermo de larga evolución, se producir una feliz regulación del sistema nervioso en su conjunto gracias a la práctica de yoga.
Ciertas asanas pueden emplearse en el asma por su efecto simpaticotónico por ejemplo diversas torsiones y sobre todo las realizadas en posición de pie o sedante con el pecho en vertical, como por ejemplo la postura de marici o torsión espinal y la de trikonasana de pie. 
El efecto estimulador del simpático marcado en la posición de pie persiste pero con menos intensidad para las torsiones desde el decúbito por ejemplo  a nivel del estomago.

Algunas Asanas que alivian el asma
- Dandasana
 
- Baddhakonasana
- Upavista Konasana

- Virasana
 
- Supta Baddhakonasana
 
- Supta Virasana
 
- Setubandha Sarvangasana
 
- Adhomukha Svanasana












Uttanasana
 


- Tadasana Samasthithi

El pranayama es una excelente manera de tener una respiración controlada para evitar los ataques de asma. De acuerdo con los factores desencadenantes de ataques de asma, se debe practicar pranayama.  
Dirga prananyama es una asana de usos múltiples y ayuda en el ejercicio de respiración lenta y profunda. 
Nadi Sodhana, Anuloma Viloma o respiración alterna  puede ayudar con el estrés y trastornos emocionales.
El asma provocada por el frío pueden ser ayudados por Ujjayi pranayama. Patrones alérgicos desencadenantes pueden ser evitados por Kari o pranayama Shitali Sitt. Kapalbhatti pranayama es muy bueno para reducir la congestión de la mucosidad.
Estos ejercicios de respiración son muy buenos para fortalecer y relajar los músculos de los pulmones. Durante el ataque de asma se demuestra que es muy útil. Se reduce la actividad nerviosa en las vías respiratorias causando menos cuellos de botella durante el ataque. Que ayuda a limpiar el conducto de aire para respirar con facilidad. Esto ayuda en la estabilización de las comunidades autónomas sistema nervioso.
Pranayama si se practica regularmente puede hacer mucha diferencia para su Salud. Esto ayudará a tener la vida libre de asma. 
La respiración ayuda a calmar el revestimiento del árbol bronquial y ayuda en la prevención de los alergenos externos. Se dice que la sola inhalación y largo plazo es muy bueno para la relajación.
 LOS KRIYAS
 El Yoga posee un repertorio de técnicas de purificación (kriyas) corporal que intentan mantener el cuerpo en tanto que instrumento de manifestación de la vida en óptimo funcionamiento. 
Estas técnicas de purificación son rutinas de limpieza corporal, para ayudar al cuerpo a eliminar las toxinas, y a funcionar como un instrumento adecuado para la expresión de la energía vital. La limpieza nasal yóguica (Jala Neti) es una de estas técnicas purificatorias conocidas desde hace milenios y se utiliza para limpiar las cavidades nasales. 
Es una técnica muy sencilla, práctica, segura y de gran utilidad para el occidental, ya que permite incrementar la capacidad respiratoria (cantidad y calidad), ayudar a prevenir y mejorar muchos tipos de desórdenes como alergias, congestión nasal, resfríos, asma, sinusitis, bloqueos nasales crónicos, respiración por la boca, limpiar el smog acumulado y en definitiva sentir el aire fresco y puro conectándose con la respiración e incrementando la energía vital de todo el organismo.
 Además son conocidos los efectos de la práctica de Jala Neti en cuanto al alivio de tensiones mentales y dolores de cabeza. Una práctica regular de Jala Neti ayuda a equilibrar las condiciones de temperatura y humedad que la nariz necesita para funcionar adecuadamente. Según el Yoga se agregan a estos beneficios físicos, otros del tipo energético ayudando a equilibrar las energías del cuerpo (prana) y equilibrando la mente. 
Sin duda alguna, Jala Neti o ducha nasal es la manera más efectiva, económica y simple de evitar y curar un sinnúmero de trastornos que se originan en las fosas nasales y el aparato respiratorio en general. 
Consiste en hacer pasar una solución salina de agua tibia. En el proceso, suciedad, mucus, bacteria, etc. son arrastradas por el generoso flujo de agua. El agua se introduce templada. Es indispensable hacerlo con una lota que permitirá una limpieza adecuada.
 
  Respirar bien es una fuente de salud, proporciona vitalidad a nuestro cuerpo y nuestra mente favoreciendo la circulación. Es la llave y la puerta para la relajación efectiva. 
El pranayama o ejercicios respiratorios específicos de control de la energía vital, son sumamente beneficiosos, pues afectan profundamente al aparato respiratorio. Con la respiración yoguica, aprendemos a descubrir la real dimensión de nuestros pulmones. 
La respiración rápida abdominal estimula los tejidos del pulmón, relaja los músculos del pecho y energiza todo el organismo. La respiración alterna produce el efecto calmante y, si se la trabaja en un estado meditativo, nos proporciona armonía y paz. 
Los ejercicios de respiración yoguica, aumentarán el volumen y la capacidad de revitalizar su sistema respiratorio y circulatorio. Aumentando la vitalidad celular, mejoría cutánea, oxidación de músculos y, muy especialmente, una profunda relajación. Todo su metabolismo agradecerá una mejor oxidación a través de ejercicios naturales y sencillos y el proceso digestivo se verá mejorado a su vez.
 Por otro lado, los cuidados en la alimentación van a ayudar a frenar estos episodios especialmente en los que el asma tenga un origen alérgico. Evitando las carnes y la sal. Nos ayudará en las épocas que haya crisis frecuentes el recurrir a dietas en las que abunden las verduras y la fruta con vitaminas A, C y E (en las frutas amarillas y rojas se encuentran abundantes antioxidantes muy beneficiosos). 
Disminuyendo o eliminando los lácteos y bebiendo mucha agua. También evitando ambientes cargados donde humo de tabaco así como los espacios contaminados con humo, otras sustancias.
La naturaleza nos proporciona remedios que nos ayudarán y el Yoga nos ayuda a conectar con ella. Las hojas del eucalipto por sus propiedades expectorantes, antiinflamatorias antibacterianas son muy apreciadas en los enfermos asmáticos. 
Puede usarse en forma de aromaterapia. 
Frotando el aceite esencial de eucalipto (rebajado en otro aceite), sobre pecho y espalda de la persona, ayuda a mejorar la respiración y a disminuir la inflamación.
 








Fuentes:
LIBROS RECOMENDADOS:















VIDEOS RECOMENDADOS:

1 comentario:

  1. DESDE CHILE, MUCHAS GRACIAS POR TODA LA INFORMACIÓN ENTREGADA, SUFRO DE ASMA HACE TRES AÑOS, TENGO QUE UTILIZAR INALADOR MAÑANA Y NOCHE BUDESODINE, Y EN CRISIS SALBUTAMOL, HE BUSCADO AYUDA ADICIONAL A ESTOS REMEDIOS PERO NO HE ENCONTRADO, AHORA TENGO EL PROPOSITO DE INICIARME EN YOGA PARA AUTOSANARME
    JOHANNA.-

    ResponderEliminar