viernes, 27 de julio de 2012

PRECAUCIONES Y CONSEJOS PARA LA PRACTICA DE PRANAYAMA

Dice Ananda Kutir en la introduccion al libro del gran maestro SWAMI SIVANADA "Ciencia del Pranayama":
"Podríamos definir al Prana como la más maravillosa fuerza vital existente, la que deviene visible en el plano físico como movimiento y acción, y en el mental como pensamiento. Por esto, el Pranayama significa la sujeción de las energías vitales. Pranayama es el control de la energía vital que actúa en el sistema nervioso del individuo, mueve los músculos y da al practicante la facultad de percibir las impresiones de los objetos externos y escrutar sus pensamientos introspectivos.
Esta energía es de tal naturaleza que puede ser considerada la "vis viva" del organismo animal y, precisamente, el objetivo de los Yoguis es el control de esta fuerza mediante el Pranayama.
El Pranayama o control del Prana es el medio por el cual el Yogui trata de realizar en su pequeño cuerpo la totalidad de la vida cósmica y alcanzar la perfección mediante el logro de los poderes de este Universo. Cabe destacar, entonces, que los diversos ejercicios y entrenamiento tienen una finalidad."
SWAMI SIVANANDA dice en su libro:
"Cinco cosas son necesarias para la. práctica del Pranayama: primero, un lugar bueno; segundo, tiempo apropiado; tercero, alimento moderado, sustancioso, liviano y nutritivo; cuarto, práctica paciente y persistente realizada con celo y ahínco y por último, la purificación de los nadis (Nadi Shuddhi) .
Cuando los nadis han sido purificados el aspirante entra en el primer estado de la práctica del Yoga : "Arambha".
El practicante de Prahayama dispone de buen apetito, buena digestión, alegría, coraje, fortaleza, vigor, elevado nivel de vitalidad y hermoso aspecto.
El Yogui deberá tomar su alimento al tiempo que el Surva Nadi o Pingala se halla en
actividad, esto es, cuando el aliento fluye por la fosa derecha, debido a que Pingala es
caliente y hace digerir los alimentos con rapidez.
El Pranayama no debe ser practicado en seguida de las comidas ni cuando se tenga hambre.
Será menester alcanzar en forma gradual la retención del aliento por espacio de tres
Ghatikas en una sola vez (1 hora y 1/2) . Al lograr esto el Yogui alcanza muchos poderes psíquicos.

Cuando alguien deseare detener su aliento por largo período, necesitará la asistencia de un Gurú, quien conoce totalmente la práctica del Pranayama. Pero si se tratara de suspender el aliento en forma gradual de uno a tres minutos, no será indispensable ayuda alguna. La suspensión del aliento por el tiempo más arriba indicado, será suficiente para la purificación de los nadis, para el logro de la firmeza de la mente y la buena salud.
El lugar
Seleccione un lugar hermoso, agradable y solitario, libre de disturbios, ya sea a la orilla de un río, lago o mar o bien en la cumbre de una colina donde los árboles crecen y florecen, y donde los alimentos y la leche sean fácilmente obtenibles. Las personas que practicaren en su casa, podrán convertir una pieza en un bosque, ya que cualquier habitación solitaria cumplirá bien ese propósito.





El tiempo
La práctica del Pranayama debe ser iniciada en el Vasanta Ritu (primavera) o en el Sarata Ritu (otoño), porque en las citadas estaciones se logra éxito sin ninguna dificultad o molestia.
El Vasanta comprende el período entre marzo y abril (12); el Sarata, otoño, dura desde
setiembre a octubre (13) . Durante el verano no practique Pranayama por la tarde,
preferiblemente hágala en las horas frías.

Dieta Yóguica
La persona versada en Yoga debe abandonar los alimentos perjudiciales durante la práctica. Debe renunciar a la sal, a la mostaza ya los alimentos agrios, calientes, picantes y amargos; ajo, cebolla, la carne, a la extenuación del cuerpo por los ayunos, etcétera.
La alimentación a base de leche, frutos secos y ghee en los primeros estados de la práctica. es de rigor. También se afirma que contribuye al progreso del practicante la alimentación a base de trigo, leguminosas verdes y arroz tostado. Con esto se capacitará a la retención del aliento tanto tiempo cuanto el aspirante quiera.

No se deberá practicar Pranayama en seguida de las comidas.
Cuando tenga mucho apetito tampoco deberá practicarla. Evacue sus intestinos antes de empezar el Pranayama. El practicante de Pranayama deberá observar Samyama (control) en lo concerniente al alimento y la bebida. Inmenso beneficio derivará en el curso de la práctica a aquellos que son estrictos y regulares en sus dietas, y obtendrán rápido éxito."





CONSEJOS PRACTICOS PARA EL PRANAYAMA DEL MAESTRO B.K.S.IYENGAR
1.  El cuerpo es el campo de la rectitud (dharma) cuando se usa para bien y de la tribulación (kuru) cuando se usa para mal.  El cuerpo es el campo y el Ser es el conocedor del campo.  El pranayama es el lazo que los une, es la raíz del conocimiento espiritual, del conocimiento del Ser.
2.  El ritmo normal de la respiración es de quince veces por minuto y de 21,600 veces cada veinticuatro horas.  Sin embargo, esto varía de acuerdo con el estilo de vida, la salud y el estado emocional.  Como el pranayama alarga la duración de cada inhalación y cada exhalación, retrasa el proceso del envejecimiento y fomenta la longevidad.
 3.  Salvo en el caso de Shitali y Shitakari, siempre se respira por la nariz.


 Aptitud física
4.  El dominio del pranayama viene después del dominio de las asanas.  No hay ningún atajo posible.  Las asanas aumentan la elasticidad de las fibras pulmonares, lo cual facilita la práctica del pranayama
 5.  La longitud total de los nervios del cuerpo es de alrededor de 9,600 kilómetros.  Practicar con constancia las distintas asanas conserva en buen estado las delicadas funciones del sistema nervioso y permite que el prana fluya de manera continua durante el pranayama.
6.  Las posturas mal hechas provocan una respiración superficial y afectan la condición física.  Antes de comenzar a hacer pranayama, hay que aprender a mover los músculos intercostales de manera correcta, así como el diafragma torácico y pélvico, practicando las asanas pertinentes.
7.  Si el cuerpo es objeto de descuido o de mimos, se convierte en un aliado traicionero.  Hay que disciplinar el cuerpo con las asanas y la mente con el pranayama.  Ésta es la clave de la autorrealización que nos libera de la dicotomía del placer y el dolor.
8.  Así como los alimentos son esenciales para mantener el cuerpo, la fuerza vital (prana) depende de la adecuada ventilación pulmonar.
9.  Hay que vaciar la vejiga y el intestino antes de la práctica.  Sin embargo, las personas con estreñimiento pueden hacer pranayama ya que el colon no es tan delicado como la vejiga.
10.  Un domador de leones, tigres o elefantes primero estudia sus hábitos y estados de ánimo antes de trabajar con ellos con paciencia y firmeza.  Los trata con bondad y consideración para que no se vuelvan en su contra y lo hieran.  Lo mismo ocurre con el practicante.  Una herramienta neumática puede cortar la roca más dura.  Analiza tu respiración con cuidado y avanza paso a paso; si practicas con premura o con demasiada intensidad, puedes lastimarte.


11.  Practica a la misma hora todos los días y en la misma postura.  A veces, la misma serie de ejercicios provoca incomodidad.  En este caso, cambia a un patrón de respiración que sea más favorable para la mente y el cuerpo, más relajante para los nervios y el cerebro con el fin de rejuvenecerlos y vigorizarlos.  La práctica no debe convertirse en una rutina aburrida. 
12.  Analiza y moldea la respiración por medio de la comprensión, la claridad y la sabiduría.


Lugar

13.  Escoge un lugar aislado, limpio y bien ventilado, libre de insectos, y practica cuando no haya ruido.  El ruido crea agitación, molestias y enojo. 
Limpieza
14.  Uno no entra a un templo con el cuerpo o la mente impuros.  Antes de entrar al templo de su propio cuerpo, el yogui observa las reglas de la limpieza.
Hora
15.  Los textos clásicos del yoga establecen que hay que hacer ochenta ciclos de pranayama cuatro veces al día, esto es, temprano por la mañana, a mediodía, por la tarde y a medianoche, cosa que para muchos es imposible.  Sin embargo, es esencial practicar un mínimo de quince minutos diarios, aunque esto pueda parecerle poco a un practicante dedicado.  (Un ciclo consta de inhalación, retención interna, exhalación y retención externa).
 16.  La mejor hora para practicar es temprano por la mañana, de preferencia antes del amanecer, cuando los niveles de contaminación son bajos y el cuerpo y el cerebro están alerta.  Si esto no es posible, se puede practicar después de la puesta del sol, cuando el aire es fresco y agradable.
Postura
17.  Es mejor practicar sentado en el piso, sobre una cobija doblada.  Las posturas más adecuadas son siddhasana, swastikasana o sukhasana, bhadrasana o ardha padmasana, virasana, baddha konasana y padmasana.  Sin embargo, se puede adoptar cualquier postura en donde se mantenga la espalda recta, desde la base de la columna al cuello, y perpendicular al piso.
Cuerpo
18.  Una vasija de barro debe cocerse en un horno antes de que pueda usarse para almacenar agua; de igual forma, el cuerpo debe cocerse en el fuego de las asanas para experimentar el verdadero esplendor del pranayama.
19.  El cuerpo es pesado y lento, la mente es hiperactiva y turbulenta y el Ser es claro y puro.  Con las asanas, desarrolla la inteligencia de tu cuerpo y llévala al nivel de tu mente.  Luego, con el pranayama, lleva tu mente y tu cuerpo al nivel del Ser para que el prana pueda circular libremente por tu cuerpo.  Así mantendrás tu cuerpo ágil, tu mente estable y tu Ser atento.
20.  El cuerpo es como un foso a donde la respiración entra y sale, como una serpiente.  La chitta (mente-intelecto-ego) es el encantador que atrae a la serpiente y la controla.
 Columna vertebral
21.  La columna de un hombre puede compararse con una vina o laúd indio.  La cabeza es la caja que produce el sonido.  La nariz es el puente que controla las vibraciones provocadas por la inhalación y la exhalación.  La resonancia depende de la tensión de las cuerdas; si están flojas, no se oirá ningún sonido y, si están demasiado apretadas, no vibrarán y podrán romperse.  La tensión se ajusta para producir la resonancia, la intensidad y el tono requeridos.  De la misma forma, los canales de energía y los nervios de la columna vertebral deben posicionarse de forma que la respiración pueda moverse con ritmo y armonía.
 22.  Ajusta la columna desde la base, vértebra por vértebra, como si construyeras un muro de ladrillos.  Mantén paralelos el lado izquierdo y el derecho moviéndolos de manera independiente y rítmica en relación con el centro.  En el pranayama, la parte anterior de la columna es más dinámica que la parte posterior.
Costillas
23.  Mover, al mismo tiempo, las costillas posteriores hacia adentro, las laterales hacia delante y las de adelante hacia arriba.
Piernas y hombros
24.  Mantener los brazos pasivos, sin apretarlos ni moverlos.  Si están tensos, puede haber agujetas y sensación de hormigueo.  Esto ocurre al principio de cualquier postura que uno no acostumbra hacer y desaparece cuando uno se establece en ella.


Uñas
25.  Mantén las uñas bien recortadas y limadas para que no rasguñen la delicada piel de la nariz durante el pranayama digital.
 Saliva
26.  La saliva fluye al principio de la práctica.  Hay que tragarla después de exhalar y antes de inhalar, nunca al contener la respiración.  No aprietes la lengua contra los dientes ni contra el paladar superior; mantenla relajada y pasiva, al igual que la garganta.
 Ojos y orejas
27.  Hay que practicar pranayama con los ojos cerrados y asana con los ojos abiertos.
 28.  Cierra los ojos con suavidad y mira hacia abajo, dentro del corazón, sin tensar los globos oculares.  Esta observación o sensación interna es muy reveladora.
30.  Si los ojos se mantienen abiertos, aparece una sensación de calor, uno se siente irritado y la mente se distrae.  Pero, de vez en cuando, abre los ojos durante una fracción de segundo para revisar tu postura y corregir cualquier desajuste.
31.  Mantén los oídos internos pasivos, pero alerta.  Son las ventanas de la mente.  Sintonízalos con las vibraciones de la inhalación y la exhalación y con el estado silencioso de la retención.
Piel
32.  La piel realiza dos importantes funciones, absorción y eliminación.  Absorbe y genera calor, actuando como un termostato para mantener estable la temperatura corporal.  También ayuda a eliminar sales orgánicas e inorgánicas.
33.  La piel es una fuente de percepción.  Mantén una comunicación constante y coherente entre su movimiento y la atención interna durante todas tus prácticas.
34.  Mantén la piel del tronco activa y dinámica y la del cráneo, rostro, brazos y piernas, suave y pasiva.  A veces, al principio puede haber un poco de sudoración al principio pero, con el tiempo, esto desaparece.

Cerebro

35.  Mantén el cerebro receptivo y en estado de observación.  Los pulmones deben respirar sin que el cerebro participe de manera activa; si lo hace, no podrá observar el proceso de la respiración.  [El cerebro no debe “salir a la superficie”, sino permanecer “abajo”, relajado y sensible].
36.  El pranayama genera pesadez cuando el tronco y la columna no están alerta; genera agitación cuando el cerebro participa de manera activa en la práctica.  Sólo cuando el torso está firme, el cerebro receptivo y el ser atento, la práctica genera claridad.
37.  La memoria es una amiga cuando la usamos para avanzara y refinar nuestra práctica.  Es un obstáculo cuando uno rumia y repite experiencias pasadas.  Ve una luz nueva cada vez que practiques.

38.  La práctica y la renuncia del deseo son las alas del pranayama que llevan al practicante a las esferas más altas del conocimiento y la comprensión del Ser (Atma).
 39.  Nunca practiques asanas inmediatamente después de pranayama, aunque no hay peligro en hacer lo contrario.  Sin embargo, no es posible hacer bien los ejercicios de respiración después de una sesión intensa de posturas.  Por ello se aconseja practicar en momentos diferentes.  Lo mejor es hacer asanas por la mañana y pranayama por la tarde.  [Descubre qué es mejor para ti].
40.  No practiques cuando la mente o el cuerpo estén aletargados o pesados.  Cuando hay tensión o estrés mental, es mejor hacer posturas de relajación; y shavasana en caso de agotamiento físico. Retoma tu práctica cuando la tensión desaparezca.

 41.  No hagas la retención interna (antara kumbhaka) cuando tu cerebro esté demasiado sensible pues puede alterarse aún más, ni antes de dormir, pues te mantendrá despierto.  En este caso, es mejor practicar acostado, sin contener la respiración, y hacer exhalaciones largas y relajadas para inducir el sueño.
42.  No practiques de prisa ni en caso de gripe o congestión pulmonar.
43.  No hables ni camines inmediatamente después del pranayama; descansa en shavasana unos minutos antes de retomar tus actividades.
 44.  No practiques justo después de comer ni cuando tengas hambre.  Si estás muy hambriento, puedes tomar una taza de té.  Después de comer, es necesario dejar pasar de 4 a 6 horas antes de hacer la práctica; pero puedes comer media hora después de practicar.
45.  No permitas que los errores se arraiguen; obsérvalos y elimínalos con tu experiencia y disciplina.
 46.  No practiques la retención de la respiración antes de los dieciocho años de edad; de lo contrario, tu rostro envejecerá prematuramente.
47.  Deja de practicar en el momento en que sientas pesadez o tensión en el corazón o en los pulmones o si el sonido de tu respiración se vuelve áspero o brusco.
48.  Una práctica errónea provoca tensión en los músculos faciales, agitación en la mente y enfermedades.  La irritabilidad, la pesadez y la agitación son algunos de los síntomas.
49.  El pranayama ayuda a regular la conducta y la energía de cada persona.  Cuando se practica correctamente, las enfermedades desaparecen y aparece un estado radiante de bienestar, tranquilidad y claridad. 
50.  La práctica correcta disminuye el deseo de los placeres mundanos y lleva a la comprensión del Ser, liberando al practicante del dominio de los sentidos.


Pranayama para mujeres
51.  Durante el embarazo, las mujeres pueden hacer todos los ejercicios excepto kapalabhati, bhastrika, visamavritti pranayama, antara kumbhaka de larga duración y bahya kumbhaka con uddiyana bandha.  Estos ejercicios son muy benéficos:  ujjayi, viloma, surya bedhana, chandra bedhana y nadi shodhana.  Un mes después del parto, se puede retomar la práctica de asanas y pranayama adecuada para principiantes y poco a poco aumentar las variaciones y el tiempo de práctica.   Se puede hacer pranayama durante la menstruación, pero sin bandhas.

 52.  Cuando la práctica de pranayama y asanas provoca mucho calor en el cuerpo, hay que suspender la práctica por ese día; masajearse con aceite de coco el cuerpo, cabeza, talones y plantas, esperar unos minutos y después darse un baño; por último, hacer shavasana durante quince minutos.  El cuerpo estará fresco y listo para practicar al día siguiente.

FUENTE: B.K.S. Iyengar "Light on Pranayama. The yoguic art of breathing", Crossroad Publishing, Nueva York, N.Y., 1998, pp. xxiv + 294.
"CIENCIA DEL PRANAYAMA" del maestro Swami Sivananda.


width="560">

No hay comentarios:

Publicar un comentario