martes, 15 de enero de 2013

Bebidas gaseosas y su impacto en nuestra salud


Las bebidas gaseosas se consumen en grandes cantidades en todo el mundo, especialmente en occidente. Su gran consumo de debe principalmente a la inmensa campaña promocional que las industrias imponen en la sociedad y al desconocimiento por parte de esa sociedad de los efectos adversos que trae el consumo de estas bebidas para nuestro organismo.

Sabrosas como son las bebidas carbonatadas, se debe conocer el efecto de sus ingredientes y no permitir que esta bebida reemplace nutrientes naturales de una dieta, dado que puede tener efectos sobre nuestra salud.
Características de los ingredientes principales utilizados en la elaboración de las bebidas gaseosas
 ¿Qué efectos producen las bebidas gaseosas en la salud?
Obesidad
Las bebidas gaseosas tienen grandes cantidades de azúcar refinada (sucrosa y almíbar de maíz de alta fructosa). La fructosa afecta los niveles en sangre de hormonas como la insulina, leptina (hormona que inhibe el apetito) y grelina (hormona que estimula el hambre).

 De acuerdo a varios estudios, debido al efecto de la fructosa sobre las hormonas, el consumo prolongado de productos con mucha energía proveniente de la fructosa, juega un rol fundamental en la ganancia de peso y la obesidad.
Una lata de 12 onzas (355 ml) contiene aproximadamente 10 cucharitas de té de azúcar y aporta 150 calorías. Su consumo agrega calorías innecesarias para la dieta cotidiana. Esto sumado a la falta de ejercicio y a la genética de cada individuo puede contribuir a la obesidad.
Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de diabetes, problemas cardíacos, infarto, cáncer y otras enfermedades y causa problemas sociales y psicológicos. Tiempo atrás la diabetes tipo 2, era una enfermedad propia del adulto, pero hoy en día, lamentablemente, hay niños y adolescentes que la padecen. Definitivamente para ayudar a perder peso, la gaseosas debería reemplazarse por agua.
En el pasado, el consumo de gaseosas, sobre todo en los niños, estuvo asociado a situaciones de fiesta y celebración. El destapar una botella de gaseosa era motivo de alegría en una ocasión especial. El problema es que en los últimos años, (y para la bonanza económica de los fabricantes) ese consumo esporádico y ocasional se ha vuelto diario y de rutina, cosa que de acuerdo a tres recientes investigaciones que vamos a describir hoy, explica en parte la creciente epidemia de obesidad en la sociedad.
El problema con las gaseosas y jugos artificiales azucarados es múltiple.
En primer lugar, tienen un alto contenido de azúcar, una sola lata de gaseosa tiene en promedio, de 10 a 12 cucharaditas de azúcar. Imagínate que al té o café de la mañana le pongas 12 cucharaditas de azúcar, difícil, ¿cierto? El exceso de azúcar que se consume con las gaseosas o jugos artificiales azucarados se almacenará en el cuerpo en forma de grasa, y se producirá el sobrepeso u obesidad.
En segundo lugar, un exceso en el consumo del tipo de azúcar que se usa en las gaseosas (jarabe de maíz con fructosa concentrada) puede ser tóxico para el organismo a varios niveles. Puede ocasionar hígado graso y aumento de los triglicéridos, y obviamente, obesidad.
1682105-inline-imagesa-sip-of-soda
En tercer lugar, el tamaño de los envases de las gaseosas ha ido aumentando progresivamente. En 1894, cuando se inventó la Coca Cola por ejemplo, la botellita tenía solo 6.5 onzas (192 centímetros cúbicos) y 79 calorías. Ahora las latitas tienen 12 onzas (355 centímetros cúbicos) con 140 calorías, las botellas plásticas pequeñas tienen 20 onzas (591 centímetros cúbicos) con 250 calorías y hay envases de uno y dos litros, llamados envases familiares. Además en muchos restaurantes de comida rápida venden enormes envases individuales de gaseosas, que pueden contener hasta un litro de bebida.
En cuarto lugar, el mercado de las gaseosas ha sido muy exitoso. Las compañías han logrado posicionar las gaseosas como productos de uso diario, asociados a la felicidad (Destapa la Felicidad de la Coca Cola), al orgullo nacional (Inca Kola la bebida de sabor nacional) o a la música o las actividades juveniles o deportivas. Al igual que el cigarrillo, las campañas del mercado han logrado convencer al público que “es normal” que se consuman gaseosas todo el tiempo.
En 1980, en México habían muy pocos obesos. En 1999, ya el 30% de los mexicanos eran obesos. Increíblemente, en el 2006 el 66% de los mexicanos ya tenían obesidad. Este es un ritmo extraordinario de crecimiento de obesidad, un verdadero record mundial.
México es considerado el país con más consumo de bebidas gaseosas per cápita del mundo, calculándose que cada mexicano toma medio litro de gaseosa al día, lo cual equivale a 15 cucharadas de azúcar diaria.
Se puede ver como en las escuelas, los niños mexicanos más pobres toman Coca Cola en vez de agua y como la Coca Cola ha logrado una penetración extraordinaria en el sistema escolar mexicano gracias a que su previo director, llegó a ser el presidente de la república.
No estamos diciendo que el consumo de gaseosas sea la única explicación de la obesidad en México. De acuerdo a Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor:
“toda la dieta tradicional en México, que era muy nutritiva (el maíz y el frijol daban una proteína excelente), se está perdiendo con la urbanización y la comercialización. 

Lo que gana mayor presencia son todos los productos procesados industrialmente. Hubo un desplazamiento y en catorce años cayó un 30% el consumo de frutas y verduras, en veinte años cayó un 50% el consumo de frijol que era el pilar de la alimentación junto con el maíz y en catorce años aumentó 40% el consumo de refrescos. Entre la población más pobre, el consumo de refresco en catorce años creció 60%. Esto tenía que impactar en algo y lo hizo en la salud.”
El problema de la obesidad entra entonces por la boca: comida chatarra y alimentos procesados, y bebidas azucaradas que han desplazado a lo natural y saludable. Obviamente la falta de ejercicio es también un factor contribuyente importante.
 Tres estudios que relacionan las gaseosas a la obesidad.
Tres elegantes e importantísimos estudios se publicaron el 21 de setiembre pasado en la muy prestigiosa Revista Médica de Nueva Inglaterra. Esos estudios nos dan la tan necesaria confirmación científica que se necesitaba para relacionar el consumo de bebidas azucaradas con la obesidad de niños y adolescentes.

En el primer estudio, se demuestra el efecto negativo de tomar una sola lata diaria de bebida azucarada.
Investigadores holandeses estudiaron a 641 escolares de peso normal durante un año y medio. Los estudiantes fueron sorteados en dos grupos:
A) Aquellos que tomaron una lata diaria de 8 onzas (236 centímetros cúbicos) de una bebida de frutas azucarada.
B) Aquellos que tomaron una bebida artificialmente azucarada envasada en una lata idéntica.
Ni los niños, ni los padres ni los investigadores sabían qué tipo de bebida estaban tomando los niños y todos ellos eran comparables con respecto a su alimentación y actividad física. La única diferencia entre los dos grupos era el azucar en la bebida que estaban tomando.
Después de un año y medio de estudio, se comprobó que los niños que tomaron la bebida azucarada ganaron un kilo de peso, comparados con los niños que no tomaron la bebida azucarada.
Es importante darse cuenta que los niños solo tomaron una bebida de 8 onzas, y que una lata de gaseosa tiene 12 onzas.
En el segundo estudio, se ve que aquellas personas con tendencia genética a engordar van a ser más perjudicadas por tomar bebidas azucaradas.
Investigadores de la Universidad de Harvard analizaron los datos genéticos de 33,000 profesionales de la salud, participantes de un estudio de nutrición. Sabiendo que existen aproximadamente 40 genes que determinan la tendencia a la obesidad, los investigadores trataron de ver si aquellas personas que tenían más tendencia genética a la obesidad, eran más susceptibles a desarrollar obesidad por tomar bebidas azucaradas.



Dicho y hecho, aquellas personas con mayor tendencia genética a la obesidad y que tomaban una gaseosa o jugo artificial diario, tuvieron el doble de riesgo de ser obesos que las personas con menos genes de obesidad y que solo tomaban una gaseosa al mes.
Así es que si una persona viene de familias de gorditos, las gaseosas lo van a engordar más.
En el tercer estudio, se demuestra lo importante que es controlar la disponibilidad de bebidas azucaradas en la casa o en la escuela.
Investigadores de la Universidad de Harvard, dividieron a 224 adolescentes (acostumbrados a tomar bebida azucarada a diario) en dos grupos:
A) Uno recibió gratuitamente en la casa bebidas de dieta o agua y se les pidió que no tomen gaseosas o jugos azucarados.
B) El otro recibió un cupón de 50 dólares para que compren lo que deseen del supermercado local.
Después de un año de seguimiento, aquellos estudiantes que recibían la soda de dieta o el agua, solo consumieron lo que se les daba y ganaron un kilo y medio menos de peso comparados con los estudiantes que tomaban sodas o bebidas azucaradas.
De acuerdo a los investigadores, nunca se ha visto que un solo elemento de la dieta pueda alterar tan rápida y profundamente el peso de una persona.
Lamentablemente, el beneficio de tomar bebidas de dieta o agua no persistió en el grupo de estudiantes que lo consumían. Un año después de haber terminado el estudio, la mayoría volvió a consumir bebidas azucaradas.
Este estudio demuestra entonces que solo con educación del público no se gana nada. Para controlar la obesidad relacionada a este tipo de bebidas, deben implementarse también regulaciones como la que recientemente aprobó el Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York, disposición que limitará el tamaño de los envases de gaseosa que se venden en la ciudad. Desde marzo del 2013, el vaso más grande que se podrá comprar en la ciudad de Nueva York tendrá 20 onzas de gaseosa (ahora se pueden encontrar gigantes envases de 32 onzas). Dicho sea de paso, 20 onzas ya es bastante, eso es poco más de medio litro...
 Osteoporosis
Las personas que consumen bebidas gaseosas, especialmente niños y adolescentes, en lugar de leche u otros productos lácteos tendrán una ingesta de calcio por debajo de lo ideal. La baja ingesta de calcio contribuirá a padecer de osteoporosis. 
El riesgo de padecer osteoporosis depende en parte de la cantidad de masa ósea que hayamos acumulado durante las etapas tempranas de nuestra vida. Alrededor de los 18 años, una niña habrá constituido el 92% de su masa ósea. Por ello, si durante esta etapa no consumen una ingesta adecuada de calcio, no lo podrán hacer luego en una edad más avanzada.
Estudios han sugerido que la ingesta menor de calcio debido al consumo de bebidas carbonatadas se asocia a mayor cantidad de fracturas óseas entre los niños y adolescentes.
Así mismo, el ácido fosfórico presente en estas bebidas favorece la osteoporosis debido a que disminuye los niveles de calcio y aumenta los niveles de fosfato de la sangre y la excreción urinaria de calcio.
Si los niveles de fosfato en sangre son altos y los de calcio son bajo, el calcio presente en la masa ósea pasa a la sangre para compensar esa disminución. Esto hace que los huesos, con el paso del tiempo, se descalcifiquen y se debiliten.
El consumo excesivo de azúcar refinada y cafeína, ambos presentes en las bebidas gaseosas, también promueven la pérdida de calcio por parte de la masa ósea cuando el consumo de calcio está por debajo de lo normal.
  Caries dental y erosión del esmalte dental
El azúcar refinado junto a los ácidos presentes en las gaseosas, como el ácido fosfórico y el ácido cítrico entre otros contribuye sustancialmente en la aparición de caries dentales y erosión del esmalte dental. 


La caries dental se produce por desmineralización del diente causada por los productos ácidos provenientes de la fermentación de restos alimenticios, especialmente carbohidratos, inducida por las bacterias presentes en la cavidad bucal. 
El los niños y adolescentes las estructura del esmalte dental, en proceso de maduración, es aún porosa y fácilmente de ser atacada por ácidos, provenientes de los restos alimenticios o de los ácidos presentes en estas bebidas. 
Recordemos que el pH de las gaseosas promedia alrededor de 2.4, lo que contribuye a la desmineralización de los tejidos duros del diente.
La erosión dental es un proceso de desmineralización que lleva a la pérdida de esmalte dental por disolución química de los ácidos de origen no bacterial. En este caso las bacterias no están involucradas, sino que la exposición reiterada a los ácidos de las gaseosas no dietéticas y dietéticas (diet/0 calorías) y alimentos, aumenta la solubilidad de los tejidos duros del diente.
 Enfermedades cardíacas
Las dietas con altas cantidades de azúcar pueden contribuir a desarrollar enfermedades cardíacas en personas que tienen el síndrome X o síndrome metabólico. Estas personas presentan insulino-resistencia, hipertensión arterial, altos niveles de triglicéridos, obesidad abdominal y altos niveles de azúcar en sangre.
Así mismo muchos estudios han descubierto que las personas que consumen 1 ó más gaseosas por día, ya sea dietética o no, tienen un 50% más de riesgo de desarrollar el síndrome metabólico que con el tiempo traerá enfermedades cardíacas, infarto y diabetes.
Alteraciones renales
Diversos estudios han comprobado que las bebidas gaseosas tienen el potencial de aumentar el riesgo de desarrollar cálculos renales. Como hemos visto las gaseosas contienen ácido fosfórico. Un exceso de este ácido alienta la formación de cálculos renales.
Además, el aumento de ácido fosfórico en sangre promueve la liberación de calcio de los huesos hacia la sangre para compensar esta falta de balance.
El calcio se elimina a través e la orina, la cual se satura y cristaliza el calcio formando los cálculos.
La formación de cálculos también está relacionada con la ingesta excesiva de azúcar.
  Otras alteraciones
Cafeína: es considerada una droga estimulante adictiva y está presente en la mayoría de las bebidas cola y en gaseosas con sabores cítricos. La adicción a la cafeína, sería una de las razones de por qué las bebidas gaseosas más populares la tienen presente entre sus ingredientes. Las grandes industrias de bebidas dicen que solo agregan cafeína para dar sabor a las bebidas. Sin embargo, los consumidores regulares no detectan este sabor. Lo cual sugiere que la adición de cafeína es simplemente para lograr efectos estimulantes en el consumidor.
La cafeína aumenta la excreción de calcio por orina que junto a una dieta pobre en calcio, especialmente en niñas y adolescentes, aumenta el riesgo de sufrir de osteoporosis.
La cafeína causa efectos en el comportamiento ya que aumenta el estado de alerta, cusa nerviosismo, irritabilidad, insomnio y taquicardia. Los niños desarrollan dolores de cabeza, cansancio y les cuesta irse a dormir.
Además la adicción que provoca la cafeína, hace que el consumidor no deje de beber este tipo de refrescos u otras bebidas que contengan cafeína. Existen estudios que han demostrado que la cafeína presente en 2 ó 3 latas de gaseosas por día (100 mg/día) es suficiente para producir dependencia física.
 Colorantes:
Varios de los aditivos para dar el color característico a las gaseosas causan diferentes alteraciones como alergias e hiperactividad.
La mayoría de los colorantes causan reacciones alérgicas debido a que son liberadores de histaminas. La mayoría de los colorantes provienen de la hulla (carbón). 

A continuación mencionaremos algunos:
Colorante amarillo 5, tartrazina o E102: causa asma, goteo de nariz, y urticaria si se mezcla con analgésicos como la aspirina
Colorante caramelo: usado en las bebidas de color marón, provoca alteraciones sanguíneas y cáncer en animales de experimentación. El color se logra mezclando azúcar con nitratos y sulfitos a alta presión.
Colorante cochinilla o ácido carmínico, E120: proviene de insectos. Causa disminución del crecimiento en animales de experimentación. Produce hiperactividad y alergias en niños.

¿Qué beber en lugar de bebidas gaseosas?
Principalmente agua
Soda o agua gasificada,
Jugos de frutas naturales,
Jugos de frutas sin azúcar agregado.
Los jugos naturalmente contienen ya una alta proporción de azúcar. Por ejemplo, aproximadamente el 10% del volumen del jugo de las manzanas es azúcar.
Así mismo, el pH natural de los jugos es típicamente ácido; manzana y naranja oscilan un pH de 3.









Leche semidescremada o descremada
Recomendaciones
Los padres son los modelos de sus hijos, y eso incluye, sin lugar a dudas, sus hábitos dietéticos. Si los padres consumen bebidas gaseosas regularmente, esto tendrá una gran influencia sobre los hijos.
Es aconsejable que los padres estén vigilantes de lo que consumen sus hijos y a su vez, deberían alentarlos a consumir productos y bebidas nutritivas.
No es aconsejable reemplazar un tentempié o snack nutritivo por una lata de gaseosas. Al realizar las compras para el consumo diario, evitar comprar todo tipo de bebidas azucaradas o carbonatadas
Siempre debemos leer las etiquetas de los productos que compramos y ver sus valores nutricionales
No debemos olvidar de mantener una higiene dental óptima para evitar la aparición de caries dentales y visitar regularmente al dentista para controles.
Si desea consumir bebidas gaseosas, hágalo con moderación teniendo en cuenta cómo puede afectar su salud a futuro.


La Coca-Cola, "determinante" en muerte de mujer de 30

 Martes, 12 de febrero de 2013

Natasha Harris bebía hasta 10 litros de la gaseosa por día.
Un forense en Nueva Zelanda ha concluido que beber demasiada Coca-Cola fue un factor determinante en el fallecimiento de una mujer, de 30 años de edad, que sufrió un paro cardíaco que le causó la muerte en 2010.
Natasha Harris bebía entre 6 y 10 litros de esta gaseosa cada día -una cantidad que contiene el doble del límite recomendado de cafeína y 11 veces más del de azúcar.
La compañía argumentó que no se podía probar que su producto había contribuido a la muerte de la fallecida. Harris  madre de 8 niños, que había perdido los dientes, bebía Coca-Cola a lo largo de todo el día y su familia aseguró que era una "adicta", llegando a sufrir incluso síndrome de abstinencia.
Pero el forense aseguró que de no haber sido por las enormes cantidades de gaseosa que bebía Harris no habría muerto "cuándo ni cómo" lo hizo.
Según el experto la Coca-Cola fue un "factor sustancial" en la condición cardíaca de la fallecida, y aunque creyó que no había que responsabilizar a la bebida de la salud de los consumidores que abusaban de ella consideró que las compañías de bebidas gaseosas deberían aclarar mejor los riesgos de consumir demasiado azúcar y cafeína.

Presión arterial y obesidad

La muerte de Harris ha vuelto a recordar las consecuencias que puede tener el consumo abusivo de bebidas azucaradas.

El aumento de la presión arterial es uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades del corazón.
Algunas investigaciones recientes relacionan el consumo de este tipo de bebidas con un aumento en la presión arterial, uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades del corazón.
La presión arterial alta es uno de los principales riesgos para el desarrollo de la enfermedad cardíaca, ya que si bien puede no dar síntomas es una de las causantes de lo que se denomina aterosclerosis y enfermedad arterial coronaria, que se produce cuando las paredes de las arterias se vuelven más gruesas por el depósito de grasas en ellas.
En relación con las bebidas edulcoradas o bebidas dulces, una investigación reciente encontró que las personas que consumen más glucosa y fructosa (dos tipos de endulzantes que se contienen estas bebidas) tienen niveles de presión arterial más elevados.
Asimismo, los investigadores encontraron que quienes están acostumbrados a consumir más bebidas azucaradas, en general, tienen una dieta menos saludable que quienes no lo hacen. Además, estas bebidas agregan más calorías al cuerpo lo que puede potenciar la obesidad, otro de los factores más importantes que ponen en riesgo la salud del corazón.
La Asociación del Corazón de Estados Unidos recomienda que la gente no consuma más de tres bebidas carbonatadas de 355 mililitros a la semana.

FUENTE:
Lic. Marcela Licata & Od. Mariela Licata - zonadiet.com
http://www.zonadiet.com/bebidas/gaseosas-salud.htm
http://www.zonadiet.com/bebidas/gaseosas-salud.htm#ixzz2I5WYwDi0
http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2013/02/130212_ultnot_cocacola_muerte_ar.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario