jueves, 4 de agosto de 2011

MEDITACION EN MOVIMIENTO

ASANA O MEDITACION EN MOVIMIENTO...



Cuando en Yoga se habla del Asana, lo asociamos rápidamente al Hatha-Yoga, o a un tipo de posición más o menos dinámica que va a movilizar todo el cuerpo y toda una red de energías circulantes en nuestros cuerpos físico y sutil.
 Sin embargo, esto es algo incompleto, puesto que precisamente lo que diferencia el Asana de cualquier otro tipo de trabajo corporal o psico-físico es el trabajo específico de la Conciencia, que en todo momento acompaña al movimiento corporal y respiratorio. Sin esta
Conciencia, el Asana se convierte escuetamente en un ejercicio gimnástico que puede practicarse en Si por Yoga se entiende, además de una forma de Ser, un conjunto de técnicas psico-físicas que unifican el trabajo corporal, respiratorio y de interiorización del pensamiento, veremos que no es sólo un movimiento corporal más o menos consciente y saludable.
Una de sus finalidades es obtener la quietud del pensamiento, una mente más clara y tranquila que nos permita expresarnos de una
forma más libre y comprometida dentro del mundo que nos ha tocado vivir.
De este modo, el Asana se convierte en un proceso de auténtica interiorización en el que los sentidos externos apenas participan en su ejecución, dejando que el cuerpo se transforme en la verdadera expresión de Eso que no tiene nombre, el Sin-nombre.
Es en esta idea donde reside la verdadera clave del éxito que se intenta obtener a la hora de practicar un Asana: dejar de lado la voluntad personal e individual de querer llegar a toda costa al máximo de la postura, para dejar que el cuerpo se convierta en la expresión de Eso. La fuerza muscular desaparece, para dejar que el cuerpo sea un instrumento libre y sin bloqueos que dará muestra de una elasticidad y fuerza que
están fuera de lo común.

 Así, el practicante no se verá limitado en su movimiento físico por la edad o limitaciones físicas que tenga. A medida que trabaje el Asana con esta conciencia de lo ilimitado que puede llegar a ser el cuerpo físico, verá los efectos en Para ello, el Yoga nos propone que, partiendo de la conexión existente entre el cuerpo físico y la mente, y sabiendo que todos los bloqueos y perturbaciones del pensamiento van a incidir negativamente en el trabajo corporal, podamos transformarnos interiormente desde la ejecución de diferentes tipos de postura, que
irán modelando armoniosamente nuestra forma de Ser.

  FUENTE: "ASANA O MEDITACION EN MOVIMIENTO" DE Conchita Morera

No hay comentarios:

Publicar un comentario