miércoles, 10 de agosto de 2011

RUMBO A LA ALIMENTACION RESPETUOSA Y CONCIENTE

Cómo empezar a ser vegetariano
El paso de la dieta tradicional a la vegetariana

El pasaje de la alimentación tradicional a la vegetariana, debe ser gradual. Debemos tener presente que nuestro cuerpo, nuestras células tienen memoria. De pronto al cambiar la forma de comer, se produce una reacción del mismo, ya que se le está cambiando la información y debe comenzar a desplegar recursos nuevos para adaptarse a los cambios. Por eso lo gradual se torna más llevadero y lo brusco puede generar cansancio y a la larga se termina abandonando.

  Cuando se deja de comer carnes de todo tipo suele obedecer a una filosofía de vida, pero más allá del aspecto filosófico y espiritual, debemos tener presente el respetar las necesidades de nuestro cuerpo.

  Normalmente se habla de sustituir las proteínas de la carne para no sentirse débil. En realidad no me agrada el término sustituir, ya que implica prácticamente que sin carne es difícil vivir, por eso tenemos que encontrar el reemplazo. Prefiero decir, equilibrar la dieta, darle al cuerpo lo que precisa.
CONSEJOS:
· Consumir un 70 % de alimentos crudos y un 30 % de cocidos.
· Los crudos deben repartirse entre frutas y verduras, preferentemente de estación.

· Los cocidos están representados por los cereales, legumbres, etc.
· Consumir cereales integrales, aportan fibras y proteínas.
· Darle prioridad a las legumbres por ser la fuente más concentrada de proteínas vegetales. Comer para una persona de peso medio unas 4 cucharadas soperas de la legumbre ya cocinada, por lo menos tres a cuatro veces por semana.

· Al principio incorporarlas lentamente para que el organismo se acostumbre a digerirlas bien.
· La ingesta de queso de soja (tofu) reemplaza a las legumbres. Este aporta proteínas de óptima calidad y digestibilidad. Lo aconsejable son unos 150 grs., por lo menos unas cuatro veces a la semana.

· Dentro de las verduras, todas son aconsejables, evidentemente que existen grados de tolerancia, pero lo importante es que todos los días haya presencia de una verdura de color verde. Todo lo verde contiene clorofila que ayuda a absorber y fijar el hierro.

· La anemia que se detecta muchas veces en las personas vegetarianas se debe a la alimentación desequilibrada más a que a la falta de ingesta de carnes.
· Muchas personas dejan de comer carne pero comen exceso de hidratos de carbono y refinados, por lo cual su alimentación es con carencias.
· Acompañar siempre las verduras con un cereal integral o una legumbre. Estos se pueden ir alternando con la patata cocinada con la cáscara y al vapor. De ese modo ésta es una fuente de buenas proteínas, presentes en poca cantidad, pero de buena calidad.

· Es aconsejable que la persona que no come carne, consuma 2 cucharadas soperas diarias de levadura de cerveza virgen. Esta es una fuente concentrada de proteínas y aporta vitaminas del grupo B.
· Completar esta alimentación con la ingesta de semillas oleaginosas, fuentes concentradas de proteínas, minerales y ácidos grasos esenciales.
· Incluir las frutas secas que también son fuentes concentradas de minerales y vitaminas y tiene aporte proteico.

· Es fundamental el combinar bien los alimentos, ya que de acuerdo a ello se facilita o empeora la absorción de los nutrientes.
· Ciertas comidas convencionales impiden absorción del hierro y el calcio (té y café negros).
· El vinagre encapsula el hierro e inhibe su absorción.
· Y algo fundamental y básico, la buena evacuación intestinal. Dado que los nutrientes se absorben a nivel de los intestinos y su buena asimilación depende de una flora bacteriana adecuada, si la persona es estreñida o realiza evacuaciones deficientes, la síntesis de muchos nutrientes no se realiza o bien son eliminados.
· Se suele decir que la persona vegetariana suele tener carencias de vitamina B12. Esto no depende de la ingesta sólo de los vegetales. Esta vitamina la sintetiza nuestro intestino cuando tiene una flora bacteriana adecuada.

· Es muy importante la presencia de los aceites de primera presión en frío en la alimentación. Estos se deben consumir en crudo y no se pueden obviar. Suele ser frecuente, sobre todo en las mujeres, el evitar el aceite "porque engorda", esto también produce carencias nutricionales, dado que los aceites que son realmente de primera presión en frío aportan unas vitaminas, llamadas ácidos grasos esenciales, que son fundamentales para nuestro organismo, pero que esto no los fabrica por sí solo.

"Más allá de que sea por tu salud, los animales, el medio ambiente o cualquier otra razón, puede que estés, junto con muchos otros, considerando el volverte vegetariano. Aquí hay algunas pistas para empezar, o aunque sea para ir pensando en cómo empezar..".
                                                                     Unión Vegetariana Argentina

SI YA ESTAS DECIDIDO A EMPRENDER ESTE CAMINO ENTONCES:

INVESTIGA! Explora. Lee. Recopila información. Estudia qué motivos han llevado a tantas personas a dejar la carne. DescubrI que ser vegetariano es fácil y saludable. Aprende sobre los mitos que rodean al vegetarianismo (entre ellos el del calcio, hierro y las proteínas). El conocimiento es poder.

PENSA! Pensa en los animales. Pensa en tu cuerpo. Pensa en la Tierra. Considera el impacto de tu elección alimenticia sobre los que te rodean y el mundo. Recorda: "somos lo que comemos".

HABLA! Habla con vegetarianos. Habla con no-vegetarianos. Pregunta. Comparte tus inquietudes. Empeza a salir a comer con vegetarianos. Visita sitios web vegetarianos, hay muchos y muy buenos. Participa de movilizaciones y campañas.
PONETE METAS! Hace de todo esto un juego, sacale dramatismo.Ponete como objetivo no comer carne por unos dias, unas semanas. Cuando lo logras, recompensate. Sólo de ti depende que tu compromiso con el vegetarianismo avance.

COCINA! La cocina vegetariana se presenta como un mundo nuevo y desafiante. Toma clases. Consegui libros y revistas. Proba recetas nuevas. Sé creativo. Divertite haciéndolo.
Comproba que las comidas sin carne no sólo son posibles, sino ilimitadas y exquisitas.

COME! Hace que el horario de comida sea especial. Mastica despacio, saborea bien cada bocado. Comparti tu comida con otros.
ESCUCHA! Trata de estar alerta de las necesidades de tu cuerpo. Descansa cuando estés cansado. Come cuando tengas hambre. Presta atención a tu cuerpo -descubrirás que irá desapareciendo esa sensación de "pesadez" luego de comer. Los alimentos vegetarianos no sólo sientan bien, sino que energizan tu vida. Respeta tu cuerpo. Aprende la conexión entre lo que le entregas y lo que te devuelve.

EXPERIMENTA! Hace cambios en tu estilo de vida. Visita restaurantes y casas de comida vegetariana. Descubre la cocina de otros países. Realiza actividad fisica,caminatas al aire libre, gimnasia amable con tu cuerpo. Proba con el yoga. Investiga el mundo de la liberación animal. Ahora que dejas de comerlos, descubris nuevas formas de ayudar a los animales. Explora cuáles son tus intereses.

PREPÁRATE! Puede que encuentres resistencia por parte de tu familia y grupo de amigos. Preparate para ello (las comidas familiares pueden ser terriblemente estresantes, es difícil cuestionar las "comidas tradicionales"). Sé fuerte. Confía en  vos y tu nueva eleccion. Preparate para preguntas tales como "¿las plantas no son acaso seres vivos?", "¿No se extinguirían los animales de granja si todos fuéramos vegetarianos?". Examina tus dudas y contestalas: ¿estoy ingiriendo suficientes vitaminas? ¿estoy haciendo lo correcto? Relajate. Habla con tus amigos. Busca en tus libros. Si tropiezas, levantate y aprende de tus errores.

CELEBRA! Marca el día que dejaste la carne, celebra ese día. Renova tu elección. Descubri que el vegetarianismo es un proceso continuo... y entretenido. Ya sea que lo veas como un estilo de vida, una religión o simplemente una elección alimenticia, ¡buena suerte y disfrutalo!

“Nada aumentaría tanto la posibilidad de supervivencia sobre la tierra, como el paso hacia una alimentación vegetariana” ALBERT EINSTEIN.

El crecimiento del mercado de productos sin carne nos brinda desde hamburguesas de legumbres o salchichas de gluten hasta helados de soja. Dejar la carne no significa necesariamente privarse de comer lo que más te gusta: en muchos sitios puedes pedir una deliciosa comida totalmente libre de carne.

También puedes llenar tu despensa con productos que hace 20 años eran un sueño: salchichas y embutidos vegetales, leches, quesos y cremas de soja, yogures sin lácteos, mayonesa sin huevo, seitán, tempeh, tofu, etc. ¡Verás como dejar de comer carne no es sinónimo de morirse de hambre!
 
YO EMPECE A TRANSITAR EL CAMINO DEL VEGETARIANISMO HACE YA MUCHOS AÑOS, PERO COMENCE DE A POCO, DEJANDO PRIMERO LA CARNE DE POLLO, LUEGO LAS CARNES ROJAS Y POR ULTIMO EL PESCADO...Y NADA ME HA DADO TANTA ALEGRIA Y TRANQUILIDAD PARA MI CUERPO Y PARA MI ALMA...A QUIENES RECIEN COMIENZAN...¡¡¡MUCHA SUERTE AMIGOS!!!

Silvana Ridner  Terapeuta Nutricional
http://eldelantalverde.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario