martes, 30 de agosto de 2011

YOGA Y SISTEMA INMUNOLOGICO

EL YOGA AYUDA A ELEVAR LAS DEFENSAS DE NUESTRO ORGANISMO

 El sistema inmunológico es una red de células y órganos
 a lo largo del cuerpo que ha evolucionado para defendernos contra los
ataques de invasores "extraños". Lo más notable acerca de
este sistema es su habilidad de
reconocer muchos millones de moléculas distintivas extrañas y
de responder produciendo moléculas tales como los anticuerpos -
y también células -
que pueden identificar y contraatacar a cada una de las moléculas
extrañas.
Los órganos del sistema inmunológico se encuentran localizados
por todo el cuerpo. Se les conoce como órganos linfoides debido a
que se encargan del crecimiento, desarrollo y despliegue de los
linfocitos, los cuales son glóbulos blancos que constituyen los
agentes clave del sistema inmunológico.
Los órganos del sistema inmunológico están conectados uno con

 otro, así como con otros órganos del cuerpo, por medio de una red
de vasos linfáticos similares a los vasos sanguíneos.

Las células inmunes y las partículas extrañas son transportadas

en la linfa a través de los linfáticos. La linfa es un líquido
transparente que baña a los tejidos del cuerpo.
La primera línea de defensa del organismo contra invasores
extraños constituidos por :
-la piel: impidiendo el ingreso de agentes patógenos en el

organismo.
-el sudor: tiene un PH ácido que impide la supervivencia de los

 microorganismos
-los ácidos grasos: inhiben el desarrollo de ciertas bacterias
-la mucosa: segregan mucus (muco, saliva, lágrimas) que contienen

sustancias antimicrobianas
-jugos digestivos: provocan la destrucción de microorganismos

presentes en los alimentos.
-las bacterias de la flora intestinal: impiden el desarrollo de otras

bacterias perjudiciales defendiendo su territorio.

La segunda línea de defensa actúa en el momento en que el

microorganismo ingresa al cuerpo. Por ej. Si se corta la piel,
las células liberan sustancias químicas que incrementan el
flujo de sangre en el área , atrayendo los glóbulos blancos
que atraviesan las paredes de los capilares y se aglomeran
en el sitio de la herida, luego forman coágulos que separan
el área dañada aumentando la temperatura y acelerando
el movimiento de los glóbulos blancos, este hecho se
conoce como respuesta inflamatoria en donde el área
dañada se hincha, se torna caliente rojiza y dolorosa.   
Sistema inmunológico
El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra cualquier sustancia extraña (alergenos, infecciones por bacterias o virus). Por medio de una reacción bien organizada el cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden. Estos cuerpos extraños se llaman antígenos (Ag).
Localización del Sistema Inmunológico
El sistema inmunológico se encuentra en todo el cuerpo. Todas las células que constituyen el sistema inmunitario habitan en diferentes órganos llamados linfoides. Estos órganos se pueden dividir en primarios o secundarios.
Primarios: la médula ósea y el timo. Allí tiene lugar la producción y maduración de las células
Secundarios: las amígdalas, las placas de Peyer del intestino, el bazo y los ganglios linfáticos. Son aquellos donde se disponen los linfocitos ya maduros y se producen las diferentes respuestas inmunitarias frente a los diversos agentes agresores
 
Componentes Celulares del Sistema Inmunológico
1. Linfocitos B:Se desarrollan a partir de células madre en la médula ósea. Se encuentran en la médula ósea, los nodos linfáticos, el bazo, ciertas áreas del intestino, y en menos extensión, en el fluido sanguíneo. Tienen como función principal producir anticuerpos (también llamados inmunoglobulinas)

2. Linfocitos T: Se desarrollan a partir de células madre en la médula ósea. Temprano en la vida del feto, células inmaduras migran al timo, un órgano ubicado en el pecho- En el timo, los linfocitos inmaduros se convierten en linfocitos T maduros (“T” por el Timo).- Los Linfocitos T maduros dejan el Timo y se van hacia otros órganos del sistema inmunológico como el bazo, los nodos linfáticos, la médula ósea y la sangre.

- Las funciones especializadas de los linfocitos T son:
  1. Atacar directamente antígenos extraños como virus, hongos, tejidos trasplantados
  2. Actuar como reguladores del sistema inmunológico
Existen 3 tipos de de linfocitos T:
- Los Linfocitos T destructores (“killer” o “effector”), los cuales fijan su blanco y lo destruyen
- Los Linfocitos T de ayuda (“helper”) ayudan a los linfocitos B a producir anticuerpos y ayudan a los linfocitos T destructores en el ataque
- Los Linfocitos T supresores (“supresor”) suprimen o apagan a los linfocitos T de ayuda

3. Fagocitos:Los fagocitos son células especializadas del sistema inmunológico cuya función primaria es ingerir o matar microorganismos

- Los leucocitos (células blancas de la sangre) actúan como organismos unicelulares y son el segundo brazo del sistema inmune innato. Los leucocitos innatos incluyen fagocitos (macrófagos, neutrófilos y células dendríticas), mastocitos, eosinófilos, basófilos y células asesinas naturales. Estas células identifican y eliminan patógenos, bien sea atacando a los más grandes a través del contacto o englobando a otros

- Se desarrollan a partir de células madre en la médula ósea
- Migran a todos los tejidos del cuerpo pero especialmente hacia la sangre, el bazo, el hígado, los nódulos linfáticos y los pulmones.
- Los fagocitos cumplen distintas funciones críticas en el cuerpo contra infecciones
4. Sistema de Complemento- Tiene 18 proteínas que funcionan de manera ordenada e integrada para ayudar en la defensa contra infecciones. Algunas de estas proteínas son producidas por el hígado y otras son producidas por ciertos fagocitos y macrófagos
- La ingestión de los microorganismos por los macrófagos es mucho más fácil cuanto están recubiertos de anticuerpos, complementos o ambos
Existe una interrelación total entre el sistema nervioso central y el inmunológico, razón por la cual cuando situaciones que son fuertes a nivel emocional nos afectan el sistema inmunológico tiene una reacción ya sea alterándose o decayendo.
 El Yoga es una disciplina excelente para reforzar el sistema inmunológico ya que su práctica es un ejercicio físico y un trabajo mental. El Yoga genera una conexión entre la mente y el cuerpo que pocas actividades similares ofrecen, siendo el gran transformador del cuerpo y de las conexiones que la mente realiza.

 Al practicar Yoga de manera constante y diaria se logra reforzar los estados mentales positivos, aumentando la autoestima y alejando las consecuencias del estrés diario.
 Cuando se está practicando Yoga se consigue un equilibrio de todos los sistemas y el inmune también comienza a equilibrarse.
 Es muy frecuente observar personas que tienen problemas de dermatitis o psoriasis con crisis bastante importantes que generalmente tienen como punto de partida una situación de estrés.
   Practicando Yoga ese tipo de episodios de estrés bajan de nivel y se transforman en menos frecuentes y mucho más livianos. De esto se habla,  cuando los médicos hacen referencia a la conexión estrecha que existe entre el estrés como factor estimulante del sistema inmunológico.
   Así, las técnicas utilizadas en Yoga han sido objeto de diversas experiencias para tratar de corroborar su influencia sobre el sistema nervioso, la frecuencia cardíaca y el poder lograr un estado que beneficie la cura de distintas enfermedades.
 El Yoga tiene un gran potencial para generar cambios en los estados depresivos produciendo una mejoría notable tanto de la salud como en el estilo de vida de una persona.

 Se ha descubierto que la práctica de Yoga hace descender el nivel de Cortisol (la hormona del estrés), esto es excelente ya que si los niveles de Cortisol permanecen altos, a pesar de que haya pasado la crisis, pueden comprometer el sistema inmunológico.

 Por otra parte, es bueno recordar que los niveles altos de Cortisol pueden generar cambios permanentes en el cerebro y también están relacionados con la depresión y la osteoporosis, ya que extrae tanto los minerales como el calcio de los huesos no permitiendo una buena absorción de estas dos sustancias imprescindibles.
 El estrés ya sea crónico o agudo es responsable de cambios en el sistema inmunológico y éstos pueden causar daño sobre todo a personas que lo tienen comprometido de alguna manera.
   Asimismo, la práctica del Yoga gana cada día más adeptos como terapia de complemento en el tratamiento del HIV/SIDA, ayudando de forma efectiva en el alivio de algunos efectos que produce el estrés.
   La meditación es una vía que ayuda a calmar la mente colaborando a que nos concentremos en las cosas que para nosotros son interesantes e importantes como es el caso de la salud. Por otra parte existen  posturas específicas para personas que padecen de HIV/SIDA. Este tipo de posturas lo que hacen es promover la energía y flexibilidad alivianando la presión en los órganos abdominales y colaborando a que exista una mejor circulación sanguínea.
   La práctica de Yoga siempre nos sorprende con nuevos beneficios y el  estar conectada directamente con el funcionamiento del sistema inmunológico puede ser de gran ayuda para muchas personas que sufren de diferentes dolencias relacionadas con el estrés.

En otras palabras, practicando yoga permites que tu sistema nervioso tanto central como vegetativo, se tomen un respiro.
 Durante la práctica se produce un reequilibrio de todos nuestros sistemas, y el sistema inmune que como ya se dijo tiene una interconexión profunda con el sistema nervioso también se ve equilibrado.
 Las asanas (posturas) y el Pranayama (técnicas respiratorias) mejoran probablemente la función del sistema inmune, pero, hasta ahora, es la meditación la que lleva la delantera en cuanto a la credibilidad más fuerte en el ámbito científico. Parece que tiene un efecto beneficioso en el sistema inmunológico, intensificándolo cuando es necesario (por ejemplo, elevando los niveles de anticuerpos en respuesta a las vacunas) y descendiéndolo cuando es necesario (por ejemplo, mitigando la inapropiada y agresiva función inmunológica en una enfermedad autoinmmune, como es la psoriasis).
   El Yoga tiene un gran potencial para generar cambios en los estados depresivos produciendo una mejoría notable tanto de la salud como en el estilo de vida de una persona.
  Además el  cambio en la dieta, que generalmente es vegetariana, produce un contundente efecto positivo en la salud.
  La práctica regular del yoga ayuda a encontrar el balance entre la mente y el cuerpo, y cuando esto ocurre se produce un estado general de bienestar. Sin embargo la práctica del yoga en forma aislada no basta, es necesario la combinación de una buena alimentación, ejercicio físico, aire puro y sobre todo un buen manejo del estrés, que crearan en conjunto, un ambiente apropiado para el bienestar y el goce de buena salud.
"Domina tu cuerpo mediante el yoga, de forma que se convierta en digna morada del alma: controla los sentidos, las emociones y la mente; abandona las vanas vestiduras del deseo y de la incertidumbre, alcanza la iluminación y la libertad"

INFALTABLES EN TU PRACTICA DIARIA
1. Sentate con las piernas cruzadas y la espalda recta. Lleva la barbilla ligeramente al pecho y eleva el esternón. Saca la lengua. Inhala y exhala rápidamente con la boca (esta respiración es conocida en Kundalini Yoga como respiración de perro). Continua haciendo lo mismo durante tres minutos.
 Para finalizar, inhala, sostene la respiración durante 15 segundos y exhala. Si sentis que te temblaron los muslos, tobillos y espalda baja es que realizaste correctamente la postura. Este ejercicio trae energía para el sistema inmunológico y es muy recomendable para combatir cualquier infección.

2. El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra infecciones y procesos de degradación. Los antioxidantes sirven de ayuda al sistema inmunológico para combatir los radicales libres, que son moléculas que dañan las células y contribuyen al envejecimiento.
La glándula Thymo, que se encuentra detrás de la parte superior del esternón, es esencial para el desarrollo de nuestra inmunidad.  Por eso para las aperturas del corazon: Bhujangasana o postura de cobra.


Para http://www.yogavital.com.ar Jorge Antonio Bidondo (Maestro de Yoga
Presidente de la Federación de Yoga de la República Argentina,
Miembro de honor de la Asociación Internacional de Yoga Terapéutico U.S.A.)
Teléfono y Fax:0358 4646501-- Internacional:0054 358 4646501
 
jorgebidondo@yogavital.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario