viernes, 26 de agosto de 2011

YOGA Y DIABETES

EL EFECTO POSITIVO DE LA PRACTICA DE YOGA EN PERSONAS CON DIABETES
       
Debemos destacar el yoga es más que “apenas ejercicio”. Además del control de la respiración, y del estiramiento de los músculos la práctica del yoga  incluye modificaciones del comportamiento, y control de la dieta, con disciplina mental.
Los efectos positivos de la práctica habitual se combinan con la fuerza de  voluntad mental. La mejor ventaja de la práctica regular del yoga es un aumento en calidad de vida y en la felicidad adquirida.
Mediante el yoga se busca unir el cuerpo y la mente, alcanzar un estado de equilibro superior. La doctrina del hatha yoga es la rama del yoga más dinámico y físico que existe. Y es la disciplina que mejor resulta para promover la salud física. Gracias a los beneficios del yoga para la salud es posible prevenir y ayudar en el tratamiento de muchas enfermedades entre las que se encuentra la diabetes.

Como se dijo en una reciente Convención de Yoga realizada en Brasil: “Cuando se es diabético, ya se posee dulzura dentro de uno mismo; lo único que hay que hacer es traerla al corazón, porque en la sangre la glucosa es peligrosa”. Y el Yoga es de gran ayuda para llegar a este objetivo.

El valor normal de glucemia está entre 60 y 110mg de glucosa por cada 100ml de sangre. Cuando el valor es mayor a 110mg pero menor a 180mg, se está ante la presencia de diabetes pero sin aparición de glucosuria (cuando existe mucha glucosa en sangre, el exceso es filtrado a través de los riñones y eliminado en la orina). Si el valor supera los 180mg de glucosa, generalmente aparece glucosuria, lo que corresponde a los casos más graves de diabetes.
 
Esta enfermedad se presenta casi siempre acompañada de los siguientes síntomas:
• Aumento del volumen urinario (poliuria)
• Sed excesiva.
• En algunos casos, pérdida de peso y pérdida de apetito.

Causas
La diabetes se produce, en una gran parte de los casos, debido a un mal funcionamiento del páncreas, órgano encargado de producir la insulina, que es la hormona que regula la concentración de glucosa en sangre. Cuando la cantidad de insulina es insuficiente, el azúcar no puede ingresar a las células y se mantiene en el torrente sanguíneo aumentando su concentración. Esta alteración da origen a las formas de diabetes más graves y a la diabetes juvenil de difícil curación. En estos casos es imprescindible aplicar insulina exógena, que compensa la deficiencia en el organismo. En el caso de la diabetes simple o grasa, la causa es alimentaria. Suele producirla una alimentación demasiado rica en hidratos de carbono y es acompañada, habitualmente, por un aumento notable de peso.
En la diabetes insípida, la enfermedad no tiene nada que ver con el funcionamiento del páncreas. Se debe a una insuficiencia en la producción de hormona antidiurética de la glándula hipófisis, y puede llevar a la deshidratación del enfermo. En el caso de la diabetes renal, la causa es un mal funcionamiento de los riñones.

Tratamientos
Para la diabetes simple o grasa, un régimen hipocalórico, complementado con la práctica diaria de Yoga, llevarán a la curación. En los casos de diabetes más graves, los regímenes adecuados y estrictos, la medicación prescripta por el médico y la práctica de Yoga ayudarán a la regularización de los sistemas de glándulas como hipófisis, tiroides, hipotálamo (ya que hay una interrelación en todo el sistema endocrino). La consecuente estimulación del páncreas generará mayor producción de insulina, lo cual puede en algunos casos, hacer que disminuya la cantidad de insulina que es necesario inyectar.


Por otro lado, si recordamos que toda enfermedad es producto de un desequilibrio (aun cuando en la diabetes no puede olvidarse la influencia del factor hereditario), el papel del Yoga en el restablecimiento del equilibrio psicofísico puede ser central, lo que llevará a la consiguiente mejoría del enfermo.

 Una experiencia: la aplicación de Yoga en el tratamiento de la diabetes comenzó hace más de cuarenta años en distintos Centros de Yogaterapia o Yoga Chikitsa de la India –en particular, en el prestigioso Centro de Investigación y Yogaterapia de Jaipur. Desde 1961 hasta 1984, este Centro recibió a 641 diabéticos a quienes sometió a un tratamiento de una duración promedio de entre 60 a 90 días.
El tratamiento consistía en: Práctica diaria de dos horas y media de Yoga Chikitsa - Alimentación estricta y vigilada - Eliminación de toda medicación. Durante todo este lapso los pacientes estuvieron bajo una estricta vigilancia médica, con seguimientos de laboratorio y con la tecnología más avanzada.
De todos estos enfermos:
• 158 abandonaron el tratamiento
• 309 fueron totalmente curados
• 170 no presentaron grandes variaciones.
Resultados semejantes fueron observados en otros Centros de la India y de otros países, entre ellos la Academia Brasileña de Yoga.
   
La Yoga-Terapia consta de:
• Limpiezas o Kriyas que habitualmente no se utilizan en Occidente

• Ásanas o posturas

• Ejercicios respiratorios

• Relajación y visualizaciones

• Técnicas como cromoterapia y fitoterapia.

  Aunque el yoga no pretende ser un remedio milagroso para la diabetes, puede ser de gran ayuda para el diabético de distintas maneras:
 Ayuda a controlar el peso corporal: A través de la práctica regular del yoga se logra controlar el peso corporal. Los ejercicios de yoga tienden a facilitar la eliminación de grasas por vías naturales. Además del desarrollo personal que lleva a un equilibrio entre la mente y el cuerpo.
 Reduce el nivel de azúcar en la sangre: Las posiciones de yoga mejoran la fuerza muscular, la resistencia y el metabolismo, esto ayuda no sólo a quemar más calorías sino que también se ve reducido el nivel de azúcar en la sangre, ya que se mejora la circulación sanguínea en todo el cuerpo.
 Mejora el funcionamiento muscular: Unos músculos más fuertes y tonificados son una gran ventaja para el diabético. Con una mayor masa muscular se queman más cantidad de calorías al realizar cualquier movimiento y esto se traduce en un metabolismo más fuerte y saludable.
 Mejora el metabolismo: el mejoramiento metabólico que el yoga provoca es una situación óptima para el diabético. La diabetes es básicamente una enfermedad que afecta el metabolismo por lo que es obvio en que manera puede ayudar en ese sentido.


 Reduce el colesterol y grasas: Gracias a que el metabolismo se mejora con el yoga, los diabéticos tienen también la ventaja de gozar una reducción en los niveles de colesterol y de grasas en la sangre lo que supone una mejoría en la enfermedad.


 Algunas posturas recomendadas:
• Paschimottanasana - Postura de la Pinza

• Ardha Matsyendrasana - La Torsión

 • Setubandhasana, Postura del puente

• Yoga Mudra, Símbolo del Yoga


La práctica de Yoga en los diabéticos requiere algunos cuidados:
• Conviene obtener un permiso del médico antes de comenzar a concurrir a las clases.
• Para evitar problemas de hipoglucemia, frecuentes en estos enfermos, conviene ingerir algo liviano -como un vaso de leche, una fruta o un jugo de naranjas- una hora antes de la práctica.
• Las posturas deben hacerse aceptando las limitaciones del propio cuerpo. Si esto siempre es así en Yoga, en este caso lo es aún más.














http://www.yoga-teacher-training.org
http://www.otramedicina.com
http://chinesemedicinenews.com/2010/09/18/yoga-spends-energy-almost-as-much-as-convential-physical-exercise/

No hay comentarios:

Publicar un comentario